La propuesta fue seleccionada como ganadora en un concurso internacional para diseñar la Biblioteca del Subcentro en 2018.

0 No me gusta0

La firma noruega de arquitectura Snøhetta presentó diseños para una biblioteca acristalada de 16 metros de altura en Beijing, caracterizada por una colección de columnas que sostienen el techo de la biblioteca.

Según el despacho, las columnas que recorren el interior fueron diseñadas para hacer referencia al dosel de un bosque de gingko, una especie que data de hace 290 millones de años y que es nativa de China.

Estos pilares lineales se extenderán desde el nivel del suelo y luego se desplegarán y ramificarán al nivel del nivel techo en capas de formas abstractas que se asemejan a un dosel de hojas.

 

 

El interior contará con un plan abierto, compuesto por volúmenes en forma de colina que se utilizarán para albergar salas de lectura y agregar múltiples niveles escalonados para imitar el paisaje circundante.

“Las áreas escalonadas invitan a las personas a sentarse y tomar un descanso en cualquier momento de su viaje por el edificio, creando una zona informal y la noción de sentarse debajo de un árbol leyendo su libro favorito”, explicó Snøhetta, quien ganó un concurso internacional en 2018 para la construcción de esta biblioteca.

Además, se construirán filas de colecciones de libros, espacios de lectura, un gran anfiteatro y áreas de estudio dentro y alrededor de los canales y valles dentro de la biblioteca.

Sobre sus paredes exteriores de vidrio, que van en zigzag, continúan con los temas de apertura y conectividad. Asimismo, en el techo, además de su singular forma, contará con un sistema fotovoltaico integrado que proporcionará energía renovable a la Biblioteca del Subcentro de Beijing, la cual, se prevé, se completará a finales de este año.