¿Sabías que la edificación Real Estate que dio la bienvenida a la modernidad en la CDMX, fue protagonista de una película mexicana de ciencia ficción, que ganó premios mundiales y que registró un gran incendio?

21 No me gusta0

La idea de la construcción de la Torre Latinoamericana vino de una sana competencia económica.

Fue concebida posterior a la Segunda Guerra Mundial por Miguel S. Macedo y José A. Escandón, directores de una compañía de seguros de vida llamada La Latino Americana, quienes querían revitalizar la imagen cosmopolita de la ciudad y opacar, al mismo tiempo, a la compañía rival La Nacional, cuyo edificio se encuentra enfrente y que hasta ese entonces era el más grande del país, con doce pisos.

En 1946 la Secretaría de Hacienda aprobó la construcción del “Rascacielos más grande de Latinoamérica”.

Conforme el avance de su construcción se dio, se terminaron por agregar tres pisos más y una antena de televisión, dando una altura total de 181.33 metros de altura y posicionándola como la torre más alta de toda América Latina.

La visión que estuvo en las mentes de los constructores fue proyectar una cimentación estructural que crearía paradigmas en la ingeniería moderna y mundial.

Entre sus retos de arquitectura e ingeniería destacaron que en ese entonces, el subsuelo de la Ciudad de México era fangoso, con consistencia esponjosa, y es una zona sísmica. Tomando en cuenta los problemas, para la cimentación se hincaron 361 pilotes de concreto de punta a 34 metros de profundidad para soportar un peso total de 25,000 toneladas de edificio, sobre la cual se construyó una estructura rígida de acero, la cual dio pie a 3 sótanos.

 

En 1953 registró un gran incendio, en el cual, el principal problema fue que los bomberos no contaban con mangueras lo suficientemente largas para apagar el siniestro, mientras miles de curiosos se agolpaban a la afueras del Palacio de Bellas Artes para verlo.

Su apertura fue el 30 de abril de 1956, fecha que coincidía con el 50 aniversario de la aseguradora y ganó prestigio internacional al ser uno de los edificios que sobrevivieron terremotos como el de 1957, 1985 y 2017.

Como parte del México moderno, el edificio fue parte esencial de la Época de Oro del Cine Mexicano, ya que en la secuencia inicial de la película “El rebozo de Soledad” (1952) protagonizada por Arturo de Córdova y Dolores del Río, se ofrece una panorámica del mismo en el primer plano-secuencia de la película. Varios artistas posaban ante la edificación, como Mario Moreno “Cantiflas”.

 

Fue también parte icónica de una película de ciencia ficción mexicana poco conocida del cineasta Felipe Cazals (El Apando), ya que una de las secuencias presenta a una ciudad devastada por una epidemia y en la cual, muestra a la Torre con una bandera amarilla. La película fue “El año de la peste” (1979).

La Torre Latinoamericana fue diseñada por el arquitecto mexicano Augusto H. Álvarez. Superó a la Torre Anáhuac y a la Torre Miguel E Abed en Ciudad de México y al rascacielos Altino Arantes en Brasil.

 

Posterior al sismo del 28 de julio de 1957, de 7.7 grados Richter, fue premiado por el Instituto Americano de la Construcción de Acero, por haber sido, en su momento, “el edificio más alto a nivel mundial que fue expuesto a una gran fuerza sísmica”.

Fue el edificio más alto de la ciudad desde su construcción en 1956 hasta 1972, año en que se completó el Hotel de México, actualmente el Torre World Trade Center.

Aunque actualmente no es el rascacielos más alto de la Ciudad de México, sí es uno de los más innovadores en su construcción, además que se ha vuelto un ícono de esta ciudad. Se dice que es una inspiración para los arquitectos mexicanos.

El ingeniero encargado del mantenimiento de este edificio, Víctor Hugo Ariceaga Paredes, suele decir que "Si se cae la Torre Latinoamericana, se destruye la ciudad", quien sonríe al recordar que "hay muchos mitos" sobre la construcción de esta torre: "No existen resortes, ni gatos hidráulicos en los pilotes, ni existían". La torre simplemente flota.

 

Uno de los consultores externos que participó en el diseño de la obra civil del inmueble fue Karl Von Terzaghi, conocido como el “padre de la mecánica de suelos”.

La torre tiene tres sótanos que funcionan como un barco en el agua. La construcción se encuentra sobre 361 pilotes de concreto reforzado, enterrados a 33 metros de profundidad.

 

Ante una emergencia, se echan a andar tres motores de 45 caballos de fuerza, que garantizan que funcionen los sistemas de agua y luz. Pero como dato curioso, desde 1956, cuando se inauguró la torre, no se ha instrumentado el manual de emergencia.

En el sismo de 1957, el Ángel de la Independencia se vino abajo, pero la torre siguió en pie. En 1985, un temblor de 8.1 grados Richter colapsó cientos de edificios en la CDMX y la Latino resistió. "Es indudable que la gente que construyó este edificio lo hizo muy bien desde su diseño. Nuestra obligación es que esto continúe lo mejor posible".

 

Se dice que anteriormente, cada 14 de febrero, los enamorados acudían al edificio a celebrar su amor a través de bodas simbólicas en el piso 29.

Hay una carrera vertical que se realiza cada año, en la cual, los competidores tienen que subir los 720 escalones para llegar a la meta a través de los 42 pisos.

La Torre Latinoamericana tiene cuatro miradores distribuidos en cuatro pisos. El primero se ubica en la planta 37, donde hay una cafetería y una tienda de souvenirs, y el último está en el 44. En todos se instalaron telescopios para observar la ciudad.

En el piso 38 también se encuentra un museo donde se exhibe la historia de este lugar desde los antecedentes prehispánicos de la zona donde fue construida. De igual forma en el 36, está el Museo del Bicentenario donde hay objetos y documentos inéditos desde la Nueva España hasta la Independencia y el inicio de la Revolución.

 

 Crédito: AD Architectural Digest. 

Por definición, la Torre Latinoamericana es un rascacielos. Mide 181.33 metros y cuenta con 44 pisos. Desde su construcción hasta 1972, fue el edificio más alto del mundo fuera de Estados Unidos. Por otro lado, se inauguró como el primer y más grande edificio con fachada de cristal y aluminio. Su ubicación, la cual está en una zona sísmica, sirvió de ejemplo para la cimentación y construcción de otros edificios alrededor del mundo.

Numeralia estructural destacada:

Fue construida en 1956

Mide 181.33 metros

Contiene 3 pisos de sótano

Durante 27 años, fue el edificio más alto de la CDMX.

Tiene 44 pisos.

Pesa en total más de 25 mil toneladas.

Para su cimentación, los ingenieros planearon 361 pilotes de concreto.

Ha resistido 3 terremotos: 1957, 1985 y 2017.

Soporta sismos superiores a 8 grados.

Su superficie construida es mayor a 27 mil 727 metros cuadrados.

Cuenta con un sistema de flotación que se impulsa con el agua del subsuelo formando un campo de presión alrededor de las losas, como si fuera el casco de un barco.

Ante los sismos, su estructura de acero puede soportar un arqueo en el edificio, en la parte superior, ante la deformación que presenta una enorme fuerza sísmica.

Con información de El Imparcial, El Universal, CDMXtravel, Museo Modo, La Silla Rota y la Cineteca Nacional.