El estudio Foster+Partners trabajó cuatro años en la restauración de un espacio que abrió sus puertas en 1903.

Diseñada por Foster + Partners, la tienda de la Biblioteca Carnegie de Apple abrió sus puertas en Washington DC esta fin de semana. Se trata de un proyecto de restauración de cuatro años de duración, históricamente la más extensa de Apple hasta la fecha.

El edificio tiene una historia basta y variada que se ha respetado en el tejido del nuevo diseño. Lo que alguna vez fue el hogar de la Biblioteca Pública Central de Washington y que abrió sus puertas por primera vez en 1903, hoy es un espacio designado para el programa gratuito de eventos creativos de Apple.

Los visitantes son recibidos por la renovada plaza de entrada, en la que se alza la fachada de mármol de Vermont, de 100 años de antigüedad, con esculturas restauradas en su totalidad. Además, un tragaluz ofrece un nuevo punto visual que la distingue de las demás tiendas Apple alrededor del mundo.
En el interior, las mejoras restaurativas son lo que Stefan Behling, socio ejecutivo de Foster + Partners, describe como “completamente sin esfuerzo.