El diseño de estos inmuebles tuvo un impulso emocional bastante fuerte para quienes las diseñaron, pues el amor y el agradecimiento fue pieza clave.

El diseño de estos inmuebles tuvo un impulso emocional bastante fuerte para quienes las diseñaron, pues el amor y el agradecimiento fue pieza clave.

Históricamente, las madres han sido los primeros clientes notables de numerosos arquitectos, listas para aceptar la innovación, asumir los riegos e incluso defender estilos atrevidos y novedosos. Por esta situación, realizamos un repaso por algunas de las residencias notables; las cuales, fueron diseñadas por arquitectos para sus madres.

1. La vivienda y taller de Charles Gwathmey para Robert y Rosalie Gwathmey en Amagansett, Nueva York (1966).
Cuando Charles tenía 23 años cuando se recibió de arquitecto, y sin ser uno calificado, construyó esta pequeña residencia para sus padres por solo 35 mil dólares. Diseñada con las estrictas proporciones propuestas por Le Corbusier, era notablemente diferente de la arquitectura de los pueblos cercanos de los Hamptons.

2. La vivienda de Jerome y Carolyn Meier en Essex, Nueva Suéter (1965).
Richard Meier, el arquitecto más joven en recibir el Premio Pritzker de Arquitectura, edificó esta pequeña casa al unísono que abrió su propio despacho de arquitectura. Animado, diseñó incluso algunos de los muebles, inclusive pintó ciertos cuadros y escribió que a Carolin Meier su madre, “siempre afirmó que todo estaba perfecto salvo una cosa, no había guardarropas suficientes”.

3. La residencia Vanna Venturi en Filadelfia (1964).
Conocida como la casa que rompió el modernismo; Aldo Rossi la llamó la edificación que liberó la arquitectura en América. Fue considerada la primera obra de arquitectura moderna, una década antes de que se hiciera famoso ese estilo. En palabras de su diseñador Frederic Shwartz, fue la “primera casa posmoderna”.

4. Casa Rose Seidler, Sidney (1950).
Con libertad y diseño, Harry Siedler, un joven arquitecto austríaco con carrera en Harvard, se trasladó a Australia, donde el resto de su familia se había refugiado tras la Segunda Guerra Mundial, desarrollando una residencia en un estilo completamente Bauhaus.
La casa fue premiada con la Medalla Sulman en 2951 y es considerada como el primer edificio destacado modernista en Australia.

5. Villa Le Lac, Corseaux, Suiza (1924).
Esta pequeña casa construida para sus padres fue el primer edificio modernista diseñado por Le Corbusier. Se caracteriza por ser una pequeña caja de concreto en la ribera del Lago Ginebra y fue ocupada por su madre, Marie-Charlotte-Amélie Jeanneret, hasta el momento en que murió en 1960 a los 101 años.