|  

Tras la pandemia, el concepto de salud ha evolucionado, incluso integra nuevas herramientas digitales que apoyan la prevención y los diagnósticos.

2 No me gusta0

Un estudio sobre el comportamiento de jóvenes (18-25 años de edad) y adultos (26-40 años) mexicanos reveló que la contingencia sanitaria derivada del covid promovió hasta en un 46% la adopción de hábitos saludables en estos dos grupos generacionales.

Entre las principales razones se encuentran el auge de una cultura de prevención, la idea de alcanzar el bienestar integral y el surgimiento de nuevas herramientas digitales como telemedicina, que promueven acercamientos confiables con especialistas de la salud.

 

De acuerdo con la OMS, el bienestar de las personas se mide desde múltiples variables, que no se reducen exclusivamente a la condición física.

 

El análisis que realizó la  firma de servicios de asistencia Allianz Partners, mediante una muestra de más de 2 mil 300 participantes mexicanos, destaca que, durante la pandemia, el 48% de los jóvenes entre 18 y 25 años sufrió de estrés, depresión y agotamiento.

En tanto, el 57% de adultos de entre 26 y 40 años de edad padeció alguna enfermedad crónica como obesidad, diabetes o asma, reveló el informe que se llevó a cabo través de Customer Lab, la incubadora de inteligencia de clientes de Allianz Partners.

En este contexto y con la adopción de un estilo de vida más enfocado en el bienestar general y la prevención de enfermedades, el 45% de los jóvenes entre 18 y 25 destacaron tomar en serio su bienestar mental y el 48% de los adultos entre 26 y 40 dijeron estar más atentos a su salud física.

 

 

Roberto González Galindo, director general de la firma, dijo que tras la pandemia, el concepto de salud ha evolucionado, incluso integra nuevas herramientas digitales como el recurso que ofrece la telemedicina para el tratamiento preventivo de enfermedades y la oferta de diagnósticos remotos confiables.

Desde la pandemia, el 25% de los adultos ha tenido una teleconsulta y el 12% de los jóvenes hizo uso de terapias virtuales; actividades como rutinas de ejercicio, monitoreos de frecuencia cardíaca y peso corporal, en Apps para móviles, han promovido mayores activaciones para la salud y el bienestar general.

El estudio concluye que la sanidad digital es una realidad que ayuda a las personas a adoptar mejores hábitos en relación con su salud. La expectativa está puesta en el desarrollo de mayores soluciones impulsadas por la innovación tecnológica que revolucionen la forma de administrar y dar atención.