|  

Si las personas 'escapan' de la inseguridad y contaminación de las grandes ciudades, su estilo de vida y salud física-mental cambian.

4 No me gusta0

 

Vivir en lugares alejados de las grandes ciudades, como pueden ser las zonas rurales o lugares costeros, puede influir en la situación económica de las familias, por ejemplo, las propiedades se consiguen a un menor precio y en ocasiones son más espaciosas.

Además, según la agencia inmobiliaria Iberia North, gracias a los avances en telecomunicaciones, ahora vivir fuera de las urbes es una posibilidad para quienes tienen que cumplir con responsabilidades laborales todavía.

 

 

Ventajas de vivir en zonas rurales o costeras

Tomar la decisión de cambiar de lugar de residencia brinda todo un mundo de posibilidades y de ventajas. Una de ellas es económica, al ofrecer oportunidades de compra accesibles para las personas, ya que el metro cuadrado suele ser más económico en comparación con las viviendas que se ofertan en las ciudades.

La calidad de vida es otra ventaja, al ser lugares alejados de la inseguridad y el bullicio de las grandes urbes, ofrecen tranquilidad a las familias quienes pueden llevar una vida sin sobresaltos.

 

Después de la pandemia, las personas ahora valoran mucho la calidad de vida y lo que buscan son viviendas de una a tres habitaciones, con jardín y espacios para la relajación.

 

Después de trabajar por largo tiempo en una ciudad, dijo el director de Iberia North, Marc Furnival, las personas busca vivir o trabajar en casas alejadas de todo.

Este mercado de propiedades fuera de las ciudades también brinda la oportunidad de emprender, ya que se pueden convertir en pequeños hoteles rurales y rentabilizar su inversión al aprovechar el auge que está tomando el turismo.

No hay que olvidar a los clientes que buscan acogedoras casas para pasar sus vacaciones.

 

/Con información de estrelladigital.es/