|  

Desde su postulación, el CIDE ya señalaba conflicto de interés, respecto a un lazo familiar y cercano al Gobierno Federal.

0 No me gusta0

 

Yasmín Esquivel Mossa, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dijo en diciembre de 2020 a pregunta expresa en un medio de comunicación: “¿El Presidente (Obrador) no miente? “No lo sé”, dijo; “¿No manipula?”, “No me toca a mí decirlo”, refirió sobre su nombramiento.

 

Pero las palabras contrastan con una nueva polémica que se desató hace unas horas, cuando Esquivel Mossa otorgó a la polémica Fiscalía General de la República (FGR) una suspensión para que no se entregue el expediente de la investigación a Pío López Obrador, hermano de Andrés Manuel, al Instituto Nacional Electoral (INE).

 

Con la medida, (INE) no podrá acceder aún a la investigación penal contra Pío Lorenzo López Obrador por su presunta responsabilidad en el delito de financiamiento ilícito.

Como se recordará, Pío López Obrador es investigado por su presunta responsabilidad en el delito de financiamiento ilícito luego de difundirse un video donde se le ve recibiendo dinero en efectivo por parte de David León, excolaborador de Manuel Velasco, exgobernador de Chiapas.

 

 

La suspensión dio pie a las críticas de la senadora por el PAN, Lilly Téllez, quién acusó a Mossa de incurrir en obstrucción a la justicia, a petición del controvertido fiscal Alejandro Gertz Manero, quien a su vez, renunciaría estos días por otros señalamientos de corrupción, según se filtró en diversos medios periodísticos.

Cabe señalar que la primera controversia fue cuando se dio a conocer que la magistrada es esposa de José María Riobóo, empresario ligado al Gobierno Federal y a Marcelo Ebrard.

“Hay (…) conflicto de interés claro, derivado de que la Magistrada está casada con Riobóo, que es una persona muy cercana al Presidente, y es un empresario que ha realizado obras públicas para muchas administraciones, y ha asesorado al Presidente como en la construcción del nuevo aeropuerto, y muy probablemente seguirá participando en la construcción de proyectos de este gobierno”, aseguró el abogado Javier Martín Reyes, especialista en políticas judiciales del Centro de Investigaciones y Docencias Económicas (CIDE).

Lo anterior permitiría “escasa imparcialidad, autonomía e independencia en el desempeño de la Magistrada como Ministra de la SCJN”, dijo en una nota para Sin Embargo, en febrero de 2019.

Un tercer escándalo se suscitó en marzo de 2021, cuando la ministra viajó a Estados Unidos, junto con el magistrado Dayán, a San Antonio, Texas, para recibir la vacuna contra COVID-19 en “calidad de ciudadanos americanos”.

La noticia la dio a conocer la periodista mexicana Dolia Estévez, quien señaló que la ministra Mossa y su esposo José María Riobóo arribaron a bordo de un jet privado, el 1 de febrero de 2021, donde obtuvieron una matrícula consular, documento que se otorga a residentes mexicanos en el extranjero para vacunarse.

Para ello, la magistrada y su esposo habrían pagado 33 dólares y haber acreditado su residencia en Estados Unidos. Al respecto, la magistrada habría subido una aclaración a sus redes sociales, para posteriormente borrarla.

 

Con información de Milenio, Infobae, Sin Embargo y El Universal.