Cientos de personas festejaron y colmaron pubs, bares y restaurantes al aire, además, visitaron centros comerciales y gimnasios.

2 No me gusta0

Después de tres meses de confinamiento, para contener la tercera ola de la pandemia, Reino Unido  ‘se liberó este lunes y cientos de personas colmaron pubs, bares y restaurantes al aire, además, visitaron centros comerciales y gimnasios.

Ayer, en Inglaterra, abrieron comercios no esenciales como peluquerías, bares, tiendas de ropa y gimnasios, y se prevé que el 17 de mayo puedan retomarse algunos vuelos internacionales. Una noticia que coincide con una primavera gélida, según reportaron diversos medios.

Y aunque el primer ministro Boris Johnson celebró el nuevo relajamiento de las restricciones, exhorto a todos los ciudadanos a que continúen comportándose con responsabilidad y que recuerden lavarse las manos, no tocarse el rostro y mantener el espacio entre las personas.

Así, advirtió que los contagios y las muertes por el nuevo Coronavirus aumentarán a medida que el país salga del confinamiento impuesto. Añadió que aunque el programa de vacunación está teniendo efecto, “el grueso del trabajo para reducir la enfermedad lo ha hecho el confinamiento”.

Desde su despacho en Londres, el funcionario dijo: “Por tanto, a medida que desconfinamos, el resultado será que inevitablemente veremos más contagios y, desafortunadamente, también más hospitalizaciones y muertes. La gente debe entenderlo”.

También destacó que el sistema nacional de salud del país haya conseguido el objetivo de vacunar con una primera dosis a los nueve grupos de población prioritarios -unas 32 millones de personas-, y ya pueda empezar a inocular a los menores de 50 años.

En el ministerio de Salud, el mensaje es que habrá un inevitable aumento de los contagios y que se hará una nueva evaluación para ver si se puede pasar a una nueva fase de apertura el 17 de mayo, por lo que se espera que la primera etapa de vacunación resista los nuevos contagios y que los habitantes sean disciplinados con las normas.

“El aumento de casos es inevitable. Esperamos que esto no se refleje mucho en el número de hospitalizaciones y muertes. Está bien disfrutar la libertad, pero hay que ser conscientes que un alto número de gente todavía no ha sido vacunada o no se ha infectado y están expuestos al virus”, dijeron los asesores de enfermadas respiratorias del gobierno.