Tras lo realizado por Space X, se dio a conocer que ahora son dos más las compañías privadas que se encargarán de la fabricación de módulos de aterrizaje lunar: Blue Origin y Dynetics.

3 No me gusta0

A un año de que la NASA anunciara la misión Artemis, ahora es conocido que son tres las compañías privadas que se encargarán de la fabricación de landers lunares (módulos de aterrizaje para la Luna): Space X, Blue Origin y Dynetics, a las que la agencia espacial de Estados Unidos adjudicó contratos con montos específicos. Cada una de ellas tienen la tarea de construir una nave capaz de realizar una hazaña de demostración antes de febrero de 2021, con la finalidad de seleccionar a quien llevará a cabo la ambiciosa misión en 2024.

  • Space X – Elon Musk (Adjudicación por 135 millones de dólares).
    Con una imagen peculiar, completamente distinta a las conocidas, el empresario Elon Musk apuesta por la construcción de Starship, una nave reutilizable que implicaría un ahorro considerable en cada misión. Interiormente Starship incluye una espaciosa cabina y dos esclusas de aire para los paseos sobre la Luna de los astronautas.
  • Blue Origin – Jeff Bezos and the National Team (Adjudicación por 579 millones de dólares)
    La empresa de Jeff Bezos colabora con la asociación conocida como National Team, en el que participan también Lockheed Martin Space, Northrop Grumman y Draper. En cuanto a su propuesta, se habla del Integrated Lander Vehicle (ILV), que incluye un módulo de aterrizaje de tres etapas que aprovecharía la experiencia en vuelos de cada compañía:
    Mientras que Blue Origin se encargará de la construcción del mecanismo de descenso que será propulsado por motores criogénicos B-7, Lockheed se centrará el sistema de descenso, Northrop Grumman en el sistema de transferencia y reabastecimiento de combustible basado en un aterrizaje sostenible, y Draper será el responsable del software guía, navegación y control.
  • Dynetics (Adjudicación por 253 millones de dólares)
    Esta empresa, que ha colaborado desde hace tiempo con Estados Unidos en contratos militares y de sistemas de defensa, se apoya en 25 contratistas para desarrollar un módulo lunar que incluye un único elemento basado en capacidades de descenso y ascenso compatible con cualquier cohete.