Los esfuerzos de mitigación pandémica y el paro de actividades en todo el mundo tendrán efectos devastadores.

0 No me gusta0

 

El impacto negativo de la pandemia del COVID-19 en los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) a nivel global oscilaría entre el 30 y el 40% durante el 2020; tendencia que se extendería hasta el 2021; advierte a Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

 Una baja mayor de la proyección estimada a principios de marzo, de entre el 5 y 15 por ciento, según una estimación de la dependencia de la ONU. Desde entonces, el 61% de las 100 principales empresas multinacionales a las que sigue la UNCTAD, han publicado revisiones de los ingresos, que confirman "el rápido deterioro de las perspectivas mundiales”.

Según un reporte reciente del organismo, el 57% de esas compañías han advertido del impacto en las ventas a nivel mundial; lo que demuestra que el COVID-19 está causando problemas graves. Incluso, más allá de las interrupciones en la cadenas de suministro de China; que provocaron una desaceleración en la producción, aunque solo en algunas partes relacionadas a ese país.

 Además, las 5 mil principales empresas multinacionales -que representan una parte importante de la IED mundial- tendrían ganancias por debajo del 30% en este año; con la posibilidad de que la tendencia continúe, se señala.

La UNCTAD revela que los sectores con más bajas son las industrias de energía (-208% para la energía, con la conmoción adicional causada por la reciente caída de los precios del petróleo); las de materiales básicos; las aerolíneas (-116%); y la industria automotriz (-47%).