El desarrollo inmobiliario de Polanco está íntimamente ligado a la evolución histórica de la arquitectura en los últimos siglos. Actualmente hay una gran convivencia en la zona entre hermosos inmuebles antiguos con nuevas y modernas edificaciones.

La historia de la Colonia Polanco ha atravesado por diversas tendencias de la arquitectura a través de los años. Ejemplo de ello es la Hacienda de San Juan de Los Morales, que todos conocemos por su maravilloso casco a pesar de las remodelaciones que ha tenido desde el final del siglo XVIII, que es un ejemplo clásico de ello; por otro lado, a principios del siglo XX las extensiones de tierra de la hacienda se comenzaron a lotificar sobre Paseo de la Reforma.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, PH Moratinos. Cultura, gastronomía y arquitectura, atractivos de la zona.  PH Moratinos. Cultura, gastronomía y arquitectura, atractivos de la zona. 

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Daniel Álvarez participa activamente en la transformación arquitectónica de la zona.  Daniel Álvarez participa activamente en la transformación arquitectónica de la zona. 

 

Es precisamente en ésta última época cuando inicia el desarrollo inmobiliario en Polanco. Es cuando se proyectan casas sueltas en medio de jardines, sin colindancias, con cuatro fachadas y que detrás de aquellas pequeñas y trabajadas rejas, se erige una arquitectura completamente influenciada por el estilo norteamericano llamado “Colonial Californiano”: enormes mansiones con hermosas construcciones que se mantienen en excelentes condiciones y que se ubican en el perímetro del Parque Abraham Lincoln y las zonas contiguas.

Conforme fue creciendo la colonia hacia el norte –actualmente la avenida Ejército Nacional–, se fue imitando esta misma arquitectura en lotes de menor dimensión y a escala más pequeña, dejando solamente casas de dos frentes pegadas en sus colindancias laterales.

Después de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de los años 50, en todo el mundo moderno los arquitectos empezaron a desarrollar el llamado “Estilo Funcionalista”, o también llamado “Movimiento Moderno” que en México por supuesto, se hizo patente con grandes arquitectos como Mario Pani y Vladimir Kaspé, entre otros, que en Polanco dejaron una importante huella a través de imponentes y vanguardistas edificios como el Conservatorio Nacional y el Colegio Liceo Franco-Mexicano.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Los nuevos desarrollos deben concebirse de manera diferente. Los nuevos desarrollos deben concebirse de manera diferente.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Escuela Nacional de Música a inicios del siglo XX. Escuela Nacional de Música a inicios del siglo XX.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Colegio Liceo Franco-Mexicano, diseñado por el arquitecto ruso Vladimir Kaspé. Colegio Liceo Franco-Mexicano, diseñado por el arquitecto ruso Vladimir Kaspé.

 

En los 50, Mario Pani y Vladimir Kaspé lideraron el llamado Movimiento Moderno.

 

En el ámbito residencial también contamos con muchos ejemplos de gran calidad de este movimiento, sobre todo entre las zonas de Rubén Darío y Mariano Escobedo. En esta segunda etapa sucedió lo mismo, empezaron a aparecer imitaciones a estos grandes arquitectos mexicanos e internacionales, replicando lo que se estaba haciendo en Europa y Estados Unidos.

Unos años más tarde inició una construcción masiva de edificios de departamentos en la zona ubicada entre Ferrocarril de Cuernavaca, Ejército Nacional y Periférico, mayormente realizados por firmas de ingenieros-constructores, que constaban de estructuras de concreto muy bien construidas sin mayor preocupación por el diseño, lo que resultó en edificios de aproximadamente 15 niveles con fachadas de cristal y con algunos balcones.

 

Irrumpe el posmodernismo

A partir de los 80, en el mundo se gestó el Movimiento Postmodernista y sus edificios empezaron a cambiar el rostro de la arquitectura. Fue cuando se construyeron las torres conocidas como las “Coca Colas”, diseñadas por César Pelli y de nueva cuenta se construyeron diversos ejemplos de esta arquitectura a diferentes escalas.

A final del siglo XX irrumpió una etapa de desarrollo inmobiliario sin freno que continúa hasta la fecha. En este periodo las casas unifamiliares se convirtieron en edificios plurifamiliares de tres y cuatro pisos y fue cuando empezó una batalla comercial en donde los desarrolladores contrataron a diversos despachos de arquitectos para ofrecer un diseño más atractivo y funcional que el del vecino, tratando de sacar provecho hasta el último centímetro cuadrado (cm2) construido.

Sin duda, los desarrolladores saben que los clientes pagan por el diseño, que son mucho más informados a diferencia de otros años; que son más exigentes en temas de calidad, con lo que los mejores edificios se colocan sin problema y a precios sin precedente. Así vemos que los proyectos cada vez son más singulares y sofisticados, haciendo uso de estructuras mixtas de concreto con acero, grandes claros, forros de piedras importadas y azoteas verdes con terrazas de amenidades, etcétera.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Presencia de César Pelli en Residencial del Bosque.  Presencia de César Pelli en Residencial del Bosque. 

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Polanco,Espacio de evolución arquitectónica, Tres picos. Arquitectura, atractivo para clientes.  Tres picos. Arquitectura, atractivo para clientes. 

 

Nuevo Polanco destaca por sus edificios con fachadas arquitectónicas y bloques de cristal.

 

Nuevo urbanismo

Posteriormente vino el desarrollo denominado “Nuevo Polanco”. Aquí grandes conjuntos de varios edificios en terrenos de dimensiones importantes empezaron a poblar la zona, con arquitecturas en las que predominó el concepto de fachadas con bloques de cristal.

Desde mi punto de vista, estos grandes conjuntos –independientemente de su diseño particular por su escala–, deberían hacer ciudad e integrar áreas verdes y parques al urbanismo, ya que éste ha quedado muy pobre ante la gran densificación del suelo.

El camino a seguir no es solamente escalar edificios que se hacen en otras partes de la ciudad y añadir más pisos; se trata de pensar que estos nuevos edificios que se están haciendo en esta nueva parte del desarrollo inmobiliario, se deben concebir de manera diferente y no aislada del entorno. Con esta premisa, estos nuevos desarrollos van a ser el concepto del urbanismo en sí mismo.


Texto Rafael Fierro

Foto: AIRBUS / AIR LIQUIDE / MEXICO ALTERNATIVO / GRUPO ARQUITECTURA

Este artículo fue publicado en: