El titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons ya había cambiado de opinión respecto a que la misma empresa afectada hiciera obras de infraestructura para el Tren Maya.

24 No me gusta5

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) suscribió un convenio con Fernando Chico Pardo, quien es Presidente del Consejo de Administración y socio mayoritario del Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), para que el Grupo devuelva un terreno de 130 hectáreas que tiene en Huatulco, Oaxaca.

El predio en cuestión, es un lote hotelero y de uso comercial mixto con una posición privilegiada en Bahía Maguey y Órgano, el cual fue comprado por el empresario en 2011, pero que no había sido desarrollado hasta el momento.

El acuerdo consiste en que a Chico Pardo le regresan sus 70 millones de pesos a precios de hace diez años, pero la devolución sería “sin plusvalía de terreno”, es decir, sin las ganancias ni actualización correspondientes.

Según afirma Darío Celis, en una columna, “el organismo que dirige Rogelio Jiménez Pons tomará posesión en los próximos 60 días”.

Respecto a estas afirmaciones, Según una nota de El Sol de San Luis, del 8 de septiembre, se dio detalle que “Jiménez Pons dijo que Asur ya no se encargará de construir la estación del tren que se planea para el aeropuerto (en la Riviera Maya)  la cual en principio había indicado que estaría a cargo del grupo de Chico Pardo, por ser ellos concesionarios de la terminal”.

Pero después, Jiménez Pons se echó para atrás: “Sí, pero no con ellos”, respondió el funcionario.

Nuevo administrador

Según trascendió hace días, los recursos para el Tren Maya, proyecto prioritario de Andrés Manuel López Obrador, serán en su totalidad para el Ejército y los cerca de mil 500 kilómetros de ferrocarril pasarán a ser patrimonio de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), reveló Jiménez Pons.

Originalmente se preveía que los tramos 1, 6 y 7 serían propiedad y administración de los militares, los cuales obtendrán ganancias por el transporte de pasajeros y carga para alimentar los fondos de pensiones, pero en los hechos, se está desplazando a la iniciativa privada de los contratos y realización de infraestructura férrea, y aeroportuaria, como en el caso de ASUR.