Según un senador de Morena, es un mercado de 48 billones de pesos; Estados Unidos contempla al metal como "material estratégico para la seguridad” y es de prioridad máxima para las empresas tecnológicas estadounidenses.

7 No me gusta2

Actualmente, para impulsar un moderno auto Tesla Model S eléctrico, creación de Elon Musk, se necesitan 45 kg de carbonato de litio. Pero no todos los países tienen ese metal, ahora considerado como el nuevo metal precioso a nivel mundial.

Pero no solo serán los autos eléctricos de Tesla, está en juego el futuro energético mundial. Según el Consejo Integrador de la Construcción, la Industria y el Desarrollo (INCIDE), el litio, un metal que con apariencia metálica color plateado suave, será clave en la energía futura.

El también llamado “oro blanco”, es un elemento químico presente en pequeñas cantidades en casi todas las rocas, pero que es muy valioso para el almacenamiento de energía, fabricación de baterías recargables de autos eléctricos, computadoras, celulares, sector salud, manufactura de baterías, cerámicas, vidrios, grasas lubricantes, polvos de fundición, producción de polímeros, tratamiento del aire, y para los sectores aeronáutico, farmacéutico y metalúrgico, entre otros usos.

México cuenta con varios yacimientos, entre los más importantes, están los de Sonora, Jalisco, Baja California y San Luis Potosí-Zacatecas y Puebla. Pero Sonora tiene el yacimiento más grande del mundo, con más de 60 millones de toneladas. De acuerdo con Minning Technology, solamente Sonora  cuenta con 243 millones de toneladas de litio, equivalentes a un depósito de más de 200 años de vida útil.

Este yacimiento le permitiría a México ser uno de los principales países en el sector energético en el futuro. Pero eso sería otra historia.

Importancia estratégica

Por su reactividad y flamabilidad, el litio es ágil en la conducción de electrones; permite recargas y descargas constantes y es clave en la fabricación de baterías. Como el petróleo, es de origen no renovable, pero a diferencia de éste, sí es recargable, lo cual resulta atractivo para la industria de los vehículos eléctricos.

El mercado del litio representaba, al menos a 2020, un potencial de 3,200 millones de dólares, el cual podría aumentar con la aceleración de la transición energética. A 2020, antes de la pandemia, su demanda era de 240 mil toneladas por año, la cual podría llegar a 1.7 millones en 2040, cuando 60% de los autos en el mundo no usen gasolina.

Los principales yacimientos se hallan en Australia, Chile, China y Argentina.

Fuente: Statista de España 

Es nuestro: 4T

Apenas en marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no hay ninguna solicitud para la explotación de mineral, sin embargo dijo que “no hay intención de entregar concesiones para la explotación de nuestros recursos naturales: Ya no es la misma política”, advirtió.

Pero en los hechos, en Bacadehuachi, municipio de Sonora, la empresa china Ganfeng Lithium y la inglesa Bacanora Lithium esperan abastecer al hombre más rico del mundo, Elon Musk, dueño de Tesla, para su flota de vehículos eléctricos.

Durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se concesionaron 100 mil hectáreas en Bacadehuachi y Nazo Chico, Sonora, para su explotación a través de 10 concesiones por 50 años.

En marcha, plan para nacionalización

Precisamente hace dos días, el senador de Morena, Alejandro Armenta Mier, presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado de la República, sostuvo reunión virtual con la Secretaria de Economía Tatiana Clouthier y José Vladimir Crespo Fernández, embajador de Bolivia, para instrumentar su nacionalización en México.

Durante la reunión, el senador destacó que el embajador sudamericano dio una explicación técnica a funcionarios del gobierno de la autollamada Cuarta Transformación (4T) sobre la nacionalización del Litio en Bolivia y sus procedimientos para explotarla, donde “se escuchó el proceso de cómo Bolivia explota este mineral para traducirlo en un gran beneficio económico’ para el país”.

Armenta Mier, mencionó que en días pasados también sostuvo una reunión con representantes de la Cámara Mexicana de Litio.

Dijo que México cuenta con el yacimiento de litio más grande del mundo, que para el país equivale a más de 4 veces el costo de la deuda externa, que con los datos del Banco de México (Banxico), sería de 48 billones de pesos.

La iniciativa de nacionalización cuenta con el apoyo de 55 senadores, el cual busca reformar el Artículo 27 de la Constitución Política. Sin embargo, el senador no mencionó si dicha iniciativa también sería para estatizar yacimientos de otros minerales.

Estatización, contraproducente: IP

Por su parte, el presidente de la Cámara Minera de México, Fernando Alanís Ortega, expresó que tratar de controlar la explotación del litio, “automáticamente va a meter una camisa de fuerza adicional al sector minero y va a pegar fuertemente en la parte de certidumbre’’ en su inversión.

Agregó que “son malas señales siempre que hay una nacionalización; no es un buen incentivo para inversionistas en cualquier sector. Sí preocupa. El Litio (…) es un metal que tiene un futuro importante, sin duda, la industria de auto eléctricos, sobre todo en EU se va a cuadriplicar de aquí el año 2050, por todas las iniciativas que trae el presidente Biden’’.

En cuanto al nivel de inseguridad que se vive en la región de su explotación, según un despacho de Reuters de 2020, la inseguridad en Sonora “es uno de los principales obstáculos para desarrollar la industria de la extracción y producción del litio. Ubicada en Sonora, se estima una mina contiene 8.8 millones de toneladas de recursos de carbonato de litio, según una presentación de la británica Bacanora Lithium y la china Ganfeng”, divulgada en enero de 2020 en su sitio de internet.

El volumen es similar a las reservas que poseen, en todo su territorio, Bolivia o Chile, dos de los países con la mayor cantidad de recursos de litio en el mundo.

Senador Armenta. El discurso del no al saqueo.

Por su parte, Estados Unidos en más reciente Informe de Productos Minerales clasificó al litio como un material estratégico para la seguridad del país.

Además, lo consideró prioridad máxima para algunas empresas tecnológicas estadounidenses —tales como Tesla Inc. o General Motors—. Incluso, se prevé que derivado de la actual agenda medioambiental de Joe Biden para reducir a cero las emisiones de carbono, el mineral cobrará mayor importancia al posicionarse como una alternativa a los combustibles fósiles, sin embrago, hay que considerar el impacto ambiental que genera la explotación del litio.

De acuerdo con Macquarie, los precios del carbonato de Litio se dispararon 70% debido a la pandemia del Coronavirus, y se espera que su precio aumente entre 30 y 100% en los próximos cuatro años.

Con información de Incide, miningmexico.com, el Sol de México, Infobae, El Economista, Milenio, Manufactura.mx y un artículo de Yoanna Shubich Green* y Carolina E. Fajardo Yllescas, de la Universidad Anáhuac en El Sol de México.