|  

La estabilidad de cotización del sol se logra gracias a una estrategia del banco central peruano conocida como “flotación sucia”.

1 No me gusta0

Para especialistas, la economía de Perú presenta un ‘raro’ ejemplo de estabilidad económica en Latinoamérica, incluso para algunos es un ‘milagro económico’ ya que el país había presentado un crecimiento sostenido en las últimas décadas, que fue interrumpido por los efectos del covid.

Añaden que la moneda peruana, el sol, está estable, pues es la que menos ve oscilar su valor respecto al dólar, no muestra la tendencia a las devaluaciones pronunciadas en momentos económicos adversos típicos de otras economías de la región.

 

Según un índice de divisas de Bloomberg, el sol es la segunda moneda latinoamericana que mejor se ha comportado frente al dólar es 2022, superada por el peso uruguayo. 

 

La estabilidad de cotización del sol se logra gracias a la estrategia del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) conocida como ‘flotación sucia’, en donde éste puede intervenir ocasionalmente para conducir el valor de la divisa hacia una dirección u otra, y actuar contra shocks en la economía y aliviar sus efectos.

El precio del dólar medido en unidades de la moneda local o tipo de cambio es un aspecto clave en la economía, especialmente para países como los latinoamericanos, en los que la moneda estadounidense juega un papel protagonista y se utiliza en muchos intercambios, servicios y créditos.

El modelo de la flotación sucia que sigue Perú es en el que el tipo de cambio también fluctúa, pero de manera muy limitada, por una intervención también limitada del banco central en el mercado, o como dicen los expertos, "el banco central rema en contra de la corriente en el mercado cambiario”.

 

 

Así, el banco compra dólares cuando el tipo de cambio baja y los vende cuando el tipo de cambio sube. De esta manera, se logra mantener su cotización relativamente estable. Es un modelo habitual en economías emergentes, que las autoridades usan para proteger sus monedas de grandes fluctuaciones indeseadas.

En Perú se ha llevado a cabo de manera sostenida por el BCRP, y los expertos coinciden en que ha sido una de las claves que explican la estabilidad monetaria de los últimos años, que contrasta con la hiperinflación de finales de 1980, que todavía trae amargos recuerdos para muchos peruanos.

 

Algunas de las economías más importantes en las que rige la flotación sucia son las de India, Singapur, Turquía e Indonesia. 

 

El banco central comenzó a intervenir en el mercado cambiario durante la política de estabilización económica de 1990. En 1991 se creó una nueva moneda nacional, el nuevo sol, y estabilizar su cotización se convirtió en una prioridad para el nuevo gobierno.

Al principio se hizo siguiendo un modelo de tipo de cambio fijo, pero pronto se flexibilizó y se adoptó el modelo de flotación sucia, que se ha mantenido hasta la fecha y ha ayudado al sol a sortear algunas de las turbulencias financieras de los últimos años.

/Con información de BBC News/