|  

La investigación concluye que, a pesar de los múltiples compromisos asumidos, 131 países no han hecho ningún progreso significativo contra la corrupción en la última década.

0 No me gusta0

Con la publicación del Índice de Percepción de la Corrupción 2021, que mide los niveles de percepción de la corrupción en los gobiernos de 180 países y territorios del mundo, contrario al discurso del Gobierno Federal, México no figura.

El Índice, que mide los niveles de percepción de la corrupción en el sector público en 180 países y territorios de todo el mundo, se les califica en una escala de 0 (corrupción elevada) a 100 (corrupción inexistente). 

En los resultados, dos tercios de los países han obtenido una puntuación inferior a 50, con una media mundial de 43, que se mantiene sin cambios por décimo año consecutivo. La investigación concluye que, a pesar de los múltiples compromisos asumidos, 131 países no han hecho ningún progreso significativo contra la corrupción en la última década. 

En 2021, los países que percibieron un menor nivel de corrupción en el sector público fueron Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda, con una puntuación de 88, seguidos de Noruega, Singapur, Suecia, Suiza, Países Bajos, Luxemburgo y Alemania, que completan los diez primeros puestos.

 

 

Entre los más corruptos están Sudán del Sur, Siria y Somalia, con una puntuación de sólo 11 el primero y 13 los dos últimos. 

A nivel internacional, Venezuela (14), Yemen (16), Corea del Norte (16) y Afganistán (16), también se encuentran entre los países con menor puntuación y que son los países que sufren conflictos armados o autoritarismo los que suelen obtener las puntuaciones más bajas. 

La puntuación de España (61) en el índice ha bajado un punto respecto a la edición anterior, referente a 2020. El país también empeora su posición en el ranking mundial, pasando del puesto 32 al 34 de 180 posibles. En 2021 todavía existían, pues, 33 países con una gestión pública más ejemplar que la española, entre los que se encontraban los latinoamericanos con Uruguay (en el puesto 18 con 73 puntos) y Chile (en la posición 27 con 67 puntos).

 

 

En cuanto a la región de América Latina, Uruguay lleva la delantera al registrar un índice de percepción de la corrupción de 71 puntos sobre 100, en una escala donde 100 indica un nivel inexistente de corrupción.

Chile, por su parte, cosechó una puntuación de 67, lo que lo coloca en segundo lugar de la región y en el puesto número 25 del mundo, cuatro posiciones después que Uruguay. En tercer lugar y con 57 puntos de índice se ubica Costa Rica, que según esta clasificación es el país centroamericano con el más bajo nivel de corrupción. 

Al otro lado del espectro, Venezuela obtiene el peor puntaje de corrupción en América Latina y el Caribe, con tan solo 15 puntos y en la posición 176 a nivel internacional. Le siguen Haití, con un índice de 18, y Nicaragua, con 22.