El diseñador y arquitecto británico, Thomas Heatherwick, completó el parque de 2.4 acres en colaboración con la firma Arup y los arquitectos paisajistas MNLA.

2 No me gusta0

La construcción de Little Island ha llegado a su final, inaugurando un parque y un teatro al aire libre sostenidos por 132 columnas de hormigón colocadas en el río Hudson en la ciudad de Nueva York. Éstas se colocaron en diferentes niveles para crear una plataforma ondulada.

Está ubicado en Chelsea en el West Side de Manhattan, cerca del extremo sur de High Line. Son dos puentes los que lo conectan con tierra. Más de 540 metros de senderos lo atraviesan, pasando por miradores y espacios de actuación, incluido un anfiteatro que enmarca el agua justo detrás del escenario.

De acuerdo con Heatherwick Studio, esta idea de diseño surgió luego de la observación de los pilares del antiguo Pier 54 que aún sobresalen del agua, siendo la ingeniería civil lo que lo hizo posible al “construir estructuras que puedan soportar las condiciones extremas del río”.

Cada una de estas columnas es capaz de soportar hasta 350 toneladas y están hundidas profundamente 61 metros bajo el agua. Todos los elementos de hormigón prefabricado se diseñaron en el norte del estado utilizando 39 diferentes formas de encofrado y luego se transportaron al sitio en barco.

Por su parte, la firma neoyorquina MNLA eligió 400 especies de plantas y 100 tipos de árboles para el proyecto, plantándolos, además, de manera estratégica para ‘detener’ el viento del río y que no incomode a quienes pasean por el parque. También se incluyeron espacios con solo césped para que los visitantes puedan disfrutar del sol en verano.

Little Island cuenta con tres lugares de actuación, incluido el anfiteatro. Este último tiene bancos de madera y una capacidad para hasta 700 espectadores. Un espacio central puede albergar a 3 mil 500 personas y otro escenario más pequeño para 200.

Cabe destacar que Little Island es un proyecto tardó ocho años en poder ser inaugurada. Inicialmente fue nombrado Pier 55 y su construcción inició en 2016, pero se detuvo un año después ante la presión legal de ciertos grupos locales. En 2019 reinició la obra bajo el nombre que actualmente lleva.