El artista y activista climático, Olafur Eliasson, ha presentado su nuevo hito cultural en la icónica Torre Willis, Illinois, Chicago.

0 No me gusta0

Bajo el nombre del ‘muro de ondas atmosféricas’ (Atmospheric wave wall), se trata de la primera instalación de arte público de Eliasson en la ciudad donde, a través de mil 963 tejas metálicas, proporciona de forma gratuita el experimentar el arte al aire libre; complicado, actualmente, debido a las restricciones de distanciamiento social.

La pared crea una dinámica activada por el movimiento de los transeúntes, el movimiento de la tierra en relación con el sol cuando la luz se mueve a través de ella, y por los cambios estacionales y climáticos.

Está compuesta por baldosas de acero en colores verde oscuro, azul y blanco. El secreto detrás del muro es que capta la luz del sol y recoge las sombras que pasan frente a él durante el día; una vez que se oscurece, la pieza se ilumina por detrás, permitiendo que destellos de luz ‘escapen’ por los intersticios entre las tejas.

Al respecto, el artista danés sostuvo: “Inspirado por el clima impredecible, el ‘muro de ondas atmosféricas’ parece cambiar según su posición, la hora del día y el año. Lo que vemos, depende de nuestro punto de vista: Comprender esto es un paso importante para darnos cuenta de que podemos cambiar la realidad”.