Sus orígenes se sitúan posteriores a la Conquista y presenta varios monumentos arquitectónicos. Conoce algo de su historia.

3 No me gusta0

Su primer nombre fue Ahuehuetlán, por la abundancia de árboles colosales. Tras la Conquista, los pueblos originarios fueron renombrados en honor a una figura cristiana. Posteriormente, la Piedad Ahuehuetlán fue sede de uno de los conjuntos religiosos –convento e iglesia– más importantes del Virreinato.

A finales del siglo XVIII, antes de la Independencia, llegó Don Felipe José de Narvarte y compró una hacienda cuyo casco se levantaba en la actual Cumbres de Maltrata y abarcaba las calles de Xochicalco, Luz Aviñón, Uxmal y Romero de Terreros.

Entre los años  40 y 50, la zona que había sido parte de la Hacienda de Narvarte y del pueblo de La Piedad Ahuehuetlán comenzó a fraccionarse y así surgió la Colonia Narvarte, bajo las nuevas ideas políticas, económicas y sociales, para dar casa a una emergente clase media capitalina.

En un inicio se demolió el convento y la iglesia de Nuestra señora de la Piedad –casi 300 años después de su construcción. Poco después, sobre Obrero Mundial, en un proyecto del arquitecto Langenscheidt, se inaugura la “nueva” Parroquia de Nuestra Señora de la Piedad, ésta con un estilo modernista, un mural interior de Pedro Medina Guzmán, “el Charro”, y una pintura recuperada del convento virreinal.

Calles literarias

En 1952, el río que cuzaba la ciudad de Este a Oeste, –aquel que antes era fuente de vida y que en estos tiempos ya era más bien un canal de desechos–  fue entubado; sobre él se constuyó una gran avenida, además de abrir la circulación a los automóviles, esta medida buscaba el “saneamiento” de la zona.

Los mejores ejemplos de su arquitectura fueron la Secretaría de Comunicación y Obras Públicas (SCOP), proyecto dirigido por Carlos Lazo, Augusto Pérez Palacios y Raúl Cacho –mismo equipo de la Ciudad Universitaria.

Están también el Parque deportivo del Seguro Social –que, aunque había sido inaugurado en 1928 como el Estadio Delta, en 1955 se reabrió como propiedad de la institución–; el conjunto habitacional Narvarte –uno de varios desarrollos que planteaban la creación de centros multifamiliares densos con la infraestructura para cubrir las actividades cotidianas– y, para los años 60, el Centro Médico Nacional, del arquitecto Enrique Yáñez.

A nivel literario, sus calles están bellamente contadas a través de las novelas “El rey criollo” y el clásico de la literatura mexicana “En la ruta de la onda” del escritor Parménides García Saldaña, considerado el maestro del literato José Agustín.  

Actualidad cool

Narvarte actualmente es el barrio más cool de la CDMX Si te interesa esta zona, te detallamos su ciclo inmobiliario y las ventajas.

Para un índice de entretenimiento que contempla a 38 mil habitantes de todo el mundo, en el que detallan qué área de su ciudad disfrutan más, se consideran sus sitios para comer y beber, su vida nocturna, cultura y espíritu de comunidad. 

Debido al Covid-19, en esta edición se tomaron en cuenta la relación entre comunidad y el fomento al consumo local. Gracias a estos elementos, Narvarte se ubica al nivel de barrios como Downtown en Los Ángeles o Wedding en Berlín.

Comportamiento inmobiliario

Si te interesa vivir aquí, durante el primer semestre del año, se encontró que el precio de los departamentos en venta en la zona tuvo una tendencia al alza con una variación de 0.7%. De enero a junio de 2020, el costo por metro cuadrado pasó de 41,698 pesos a 41,997 pesos. 

En el mismo lapso, las rentas subieron 1.7%, al pasaron de 16,805 pesos a 17,097 pesos.

Otra característica es su dinamismo inmobiliario. Según el Time on Market, indicador que dice cuánto tiempo permaneció un anuncio publicado en Propiedades.com, en el primer semestre bajó de 90.9 días a 60.3 días. 

Por otro lado, el Price-to-Rent mostró que, actualmente, es buena idea comprar departamento. Para la CDMX, el valor de referencia es de 25, sin embargo, la zona se ubicó en 19.3. El segmento usado en 17.9 y el nuevo en 19.8.

Razones para vivir aquí

Guaipy Marroquín, directora de Narvarteando, explica que la amplia oferta de servicios y buena conectividad, la hacen una zona atractiva, así como caminable. 

También, es un sitio donde hay personas de diferentes edades y nacionalidades. Todas interesadas en conocerse, convivir y hacer comunidad. 

“Los vecinos se van haciendo amigos. Conocen sus historias y familias. Yo creo que es uno de los barrios que aún conserva la característica de vecindad, de ser vecino, de ser cercano”, agrega.

Un ejemplo fue la buena comunicación durante el sismo de 2017. A través de la tecnología y redes sociales, los habitantes pudieron coordinarse e informarse sobre los centros de acopio y albergues de la zona.

Respecto al consumo local, los vecinos pueden conocer lo que hace el otro. Se enteran de eventos o de la apertura de nuevos locales y saben lo que pasa a su alrededor. 

¿Te late la Narvarte? Te invitamos a conocer los precios de las viviendas en venta y en renta en la sección Valores. Así, tomarás una decisión más transparente e informada. 

“El hecho de que Narvarte se ubique entre los 40 barrios más cool del mundo, abre nuevas áreas de oportunidad residencial y de inversión”, comenta Leonardo González, analista Real Estate del portal inmobiliario Propiedades.com

/Con información de Allarquitectura.mx y la Sogem./