La nueva base de investigación Comandante Ferraz, es una instalación moderna que resalta en un clima de 51 grados Celsius bajo cero.

2 No me gusta0

El diseño de la nueva base de investigación Comandante Ferraz, de Brasil, ubicada en la Antártida, consiste en dos edificios de poca altura, con laboratorios, asistencia operativa y alojamientos; y podría confundirse con un hotel boutique o un museo de arte. Es una instalación moderna que resalta en un clima de 51 grados Celsius bajo cero y vientos que alcanzan los 160 kilómetros por hora.

Fue realizada por el despacho brasileño de arquitectura Estudio 41; y que provee todas las comodidades a los investigadores y reemplaza las instalaciones que se perdieron en un incendio en 2012.

"A los arquitectos nos interesa la comodidad de la gente, así que nos propusimos crear un tipo de ambiente propicio para el bienestar", comentó Emerson Vidigal, director del despacho.

Cabe destacar que a lo largo del siglo XX, la arquitectura en ese continente fue práctica e improvisada, que buscaba resguardar del clima y mantener vivos a los ocupantes; en donde los responsables de la construcción fueron los ingenieros. Ya en 1959, el Tratado Antártico destinó al continente a la investigación. Hoy día, arquitectos diseñadores buscan trasladar la estética, eficiencia, durabilidad y el aprovechamiento de energía. 

Otro ejemplo de arquitectura atractiva en esa zona será el rediseño de la estación McMurdo, de la National Science Foundation (NSF), el centro logístico del Programa Antártida de Estados Unidos, establecido en 1956. La empresa OZ Architecture ofrecerá instalaciones cómodas, que incluirán centros de acondicionamiento físico, salas de estar y alojamientos optimizados.