El arquitecto italiano, ganador del Premio Pritzker de Arquitectura en 1998, trabajó con tierra apisonada para erigir este centro de emergencias.

Para sorpresa de propios y extraños, Renzo Piano Building Workshop expuso una actualización del estado de su Centro de Cirugía de Emergencia para Niños en Uganda. Cabe señalar que el diseño del recinto busca convertirse en un símbolo importante para la promoción de la cultura de la salud en Uganda y África.

Para la construcción del hospital, el equipo de Piano está empleando una técnica de muro de tierra apisonada, que no solo reacomoda el suelo excavado sino que también otorga dignidad a una técnica que es asociada por la mayoría de las personas con un pasado de pobreza que debe ser olvidado.

El método consiste en una mezcla de tierra, arena, grava, aglutinantes y trazas de agua, todo comprimido en marcos de madera o metal. El material disponible localmente niega la necesidad de cemento o trabajadores especializados y mejora la energía incorporada en el medio ambiente.

Cabe señalar que el hospital obtendrá su energía del sol, con 9 mil 800 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos que garantizan que el hospital tenga un suministro eléctrico autónomo durante el día. El esquema también se conectará a la línea principal, proporcionando energía al área circundante en momentos de bajo consumo. El techo fotovoltaico está suspendido sobre el edificio, garantizando también la sombra para el hospital y los pasillos descubiertos.