"Evidentemente, algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe como esperábamos”, expresó el mandatario, cercano a Cristina Fernández de Kirchner.

0 No me gusta0

El oficialismo en Argentina sufrió ayer una contundente derrota en la mayoría de los distritos del país, según el escrutinio provisional de las elecciones primarias, en las que los ciudadanos eligieron a los candidatos para los comicios legislativos del 14 de noviembre.

"Evidentemente, algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe como esperábamos (…) aquí escuchamos el veredicto de la gente, con respeto y atención", expresó el presidente argentino Alberto Fernández.

Los comicios fueron los primeros con Fernández como presidente, por lo que los analistas los consideraban una suerte de plebiscito a su gestión, marcada por la pandemia y la continuidad de larga recesión que inició en 2018, cuando aún gobernaba Mauricio Macri (2015-2019), a quien derrotó en los comicios presidenciales hace dos años.

La coalición Juntos por el Cambio, se convirtió en la protagonista de la jornada, al conseguir que sus listas fueran las más votadas en la mayoría de jurisdicciones.

Tan solo en Buenos Aires, que congrega 37% del padrón nacional, las dos listas de precandidatos a diputados que presentó el frente opositor, congregan el 38,08 de los sufragios, con el 93,92% de votos contabilizados en el conteo provisional -el definitivo, fue favorable a la coalición contraria al Presidente.

Estas votaciones primarias, conocidas como PASO, estaban llamados a sufragar 34,3 millones de argentinos, en cuyas manos quedaron definir las listas que competirán en los comicios de noviembre, cuando se renovarán 127 de los 257 escaños de la Cámara de Diputados -donde ahora ningún grupo tiene mayoría absoluta- y 24 de los 72 del Senado, dominado por el oficialismo, aunque para la Cámara Alta esta vez solo se eligen representantes de ocho provincias.

El partido en el poder, el oficialista Frente de Todos -cuyos líderes son el presidente Fernández; la vicepresidenta y expresidenta (2007-2015), Cristina Fernández de Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa optaron por presentar diversas candidaturas.

Apenas en febrero de este año, el Presidente Fernández visitó México y recibió el respaldo del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y en la que incluyó diversas estrategias para estatizar las políticas económicas en México.