El titular del ejecutivo presentó un proyecto de reforma para el Sistema de Pensiones, vigente desde 1997, el cual elevará hasta en 40% el monto que recibirán los pensionados.

1 No me gusta0

Con el objeto de mejorar la pensión que recibirán los trabajadores mexicanos al retirarse, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó un proyecto de reforma para el Sistema de Pensiones, vigente desde 1997, el cual elevará hasta en 40% el monto que recibirán los pensionados y bajará de 25 a 15 años el límite para acceder a este beneficio.

En la conferencia matutina desde Palacio Nacional, Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dijo que con esta reforma se buscará pasar de mil 250 a 750 semanas obligatorias para obtener una pensión garantizada. En tanto que la portación del trabajador no se modificará, pero el empleador sí la aumentará, de 5.15 a 13.87%. Mientras que el gobierno modificará su aportación solo para beneficiar a los trabajadores de menores ingresos.

Para lograr este beneficio, las cuotas que aportan los patrones en el esquema de retiro se elevarán 2.7 veces en el siguiente lustro y las aportaciones de los trabajadores no tendrán ajustes, sino solo una recomposición. El secretario añadió que se pretende aumentar los rendimientos de la Administradora de Fondos para el Retiro (Afores), ingresos extra que serían para los trabajadores. La iniciativa, que será enviada al Congreso de la Unión para su discusión y aprobación, contó con la participación del sector privado.

Sin embargo, analistas indican que aunque la reforma sí puede generar un mayor ahorro interno en el corto plazo en México, puede terminar afectando al empleo formal y el crecimiento económico, ya que el incremento en la aportación del patrón representa un mayor costo del empleo para las empresas. Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, menciona que en este momento de caída severa en la actividad económica, lo anterior pone aún más en riesgo la recuperación del empleo formal, porque es caro.

“Además, es de esperarse que hacia adelante los salarios se ajusten a la baja, afectando al ingreso y por lo tanto al consumo, que representa aproximadamente el 66% del Producto Interno Bruto de México”. Añade que la reforma presentada es buena porque sube el ahorro de la economía y la pensión que los trabajadores recibirán en el futuro. Pero que "no es el momento adecuado para su implementación, por la caída en la actividad económica. Lo ideal sería que se presentara junto con una política fiscal contracíclica para ayudar en la recuperación del empleo".