Noruega ofrece al mundo ejemplos de sostenibilidad en casi todos los ámbitos de la vida; potencia petrolera que apuesta por edificios se construyen bajo estrictas reglas verdes.

En el barrio de Harlem de Nueva York, la firma Bjarke Ingels Group (BIG) diseñó un desarrollo de uso mixto con una fachada de acero inoxidable que hace alusión a la “superficie texturizada de la luna”.

El arquitecto creó pabellones prefabricados de madera y tela para albergar estaciones de vacunación; iniciarán operaciones a partir de la primera quincena de enero.

El proyecto se define por su fachada repleta de vegetación, la cual responde a su entorno y al espacio físico donde se ubica.

Ganó la medalla de oro en la categoría sustentable, por su diseño vanguardista, que ofrece una casa de cristal en medio de la selva maya.