El diseño de Foster es la apuesta ganadora en una competencia que convocó a estudios de todo el mundo a “escribir un nuevo capítulo en la vida de la institución”.

252 No me gusta23

Como parte de la renovación del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Foster + Partners ha revelado sus planes para agregar una gran extensión de techo colgante a la institución ubicada al norte de España. El diseño de Foster, acompañado de la firma LMU Arkitektura, es la apuesta ganadora en una competencia que convocó a estudios de todo el mundo a “escribir un nuevo capítulo en la vida de la institución”.

Se pretende restaurar la fachada original y configuración interna. La extensión de la azotea, similar a un pabellón, proporcionará 2 mil metros cuadrados (m2) de espacio flexible de galería por encima de él. Una vez completado, el vestíbulo se iluminará con un tragaluz cilíndrico gigante que perfora la extensión y brindará una visión de los nuevos espacios de la galería.

La propuesta fue seleccionada de entre otras cinco entradas seleccionadas por BIG, Snøhetta, SANAA, nieto Sobejano Arquitectos y Rafael Moreno, y marcará la tercera renovación más importante del museo. La primera fue una extensión en 1970, y otra en 2001 en la 1a que también colaboró LMU Arkitektura.