A partir del 1 de marzo, cafeterías, bares, tiendas, supermercados, estaciones de servicio y gimnasios limitarán la asistencia de personas.

1 No me gusta0

Ante el temor de una tercera ola de contagios por Covid-19, el gobierno de Suecia endureció algunas medidas, como el cierre de negocios, y advirtió que habrá más restricciones si la ciudadanía no respeta las recomendaciones actuales.

De esta forma, a partir del 1 de marzo, cafeterías, bares, tiendas, supermercados, estaciones de servicio y gimnasios limitarán la asistencia de personas; y los restaurantes cerrarán a las 20:30 horas.

Aunque la estrategia es menos estricta que en muchos países europeos, Suecia endureció las medidas desde noviembre por la segunda ola, limitando las reuniones públicas a ocho personas o adoptando una enseñanza a distancia en institutos.

El gobierno y las autoridades sanitarias indicaron que los ciudadanos saldrán de casa únicamente para realizar las compras, y si la tasa de infección continúa aumentando, considerarán la posibilidad de cerrar las escuelas.

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, llamó a los ciudadanos a redoblar esfuerzos y limitar las interacciones sociales para evitar una tercera ola.

“Son ustedes y yo, nuestras acciones colectivas, las que decidirán si se producirá”, aseguró Löfven, advirtiendo que si la situación se agrava, deberán “cerrar algunas partes de Suecia”. 

Las autoridades de Estocolmo recomendaron el martes el uso de las mascarillas en el transporte público, en cualquier momento del día, y en lugares cerrados cuando la distancia física no pueda mantenerse.

Esta misma ciudad registró un aumento de un 27% de nuevos casos de Covid-19 la semana pasada. Y en el país también se han detectado otras variantes del virus, incluida la cepa de Brasil.

Al día de hoy, 12,793 personas han muerto en Suecia a causa del Covid-19, y se han registrado 647,470 contagios en total desde el inicio de la pandemia, según datos oficiales.

 

/Con información de AFP y RT Actualidad/