Debido al COVID-19, nueve de cada diez ingresos comerciales de estas empresas bajaron a un 75% en comparación con el 2019.

0 No me gusta0

El sector de las agencias de viajes de Estados Unidos, de los más afectados por la pandemia y compuesto mayoritariamente por pequeñas empresas, reclamó el apoyo del gobierno federal para salvarse, o debido al  desempleo hasta un 85% cerraría en los próximos 12 meses.

Este mes, la Sociedad Americana de Asesores de Viajes (ASTA, por sus siglas en inglés), con 14.000 miembros, presentó al Congreso una solicitud de ayuda COVID-19 por 9.300 millones de dólares (mdd) para el programa de subvenciones a las agencias.

La solicitud también pidió un programa de subvenciones para el empleo en el sector de los viajes en el Departamento del Tesoro, mientras continúen las restricciones a los viajes, que sigue el modelo del Programa de Apoyo a la Nómina de las aerolíneas.

ASTA mencionó en un comunicado que el apoyo financiero al sector de los viajes ha sido ‘trágicamente inadecuado’, y especialmente en los sectores menos visibles, como las agencias. Añadió que la gran mayoría de las 130.000 agencias de viajes son pequeñas empresas propiedad de mujeres.

La sociedad compartió que debido al COVID-19, nueve de cada diez ingresos comerciales de las agencias en 2020 bajaron a un 75% en comparación con el 2019, y que incluso con el alivio de la Ley CARES en 2020 y la legislación posterior, cerca del 64% de estas despidieron al menos a la mitad de su personal.

Esta semana, el grupo abordó la racha de órdenes restrictivas e impredecibles de los Centros de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a adoptar y emitir orientaciones más claras y uniformes para los viajeros, incluyendo la solicitud de la publicación de una norma para eximir a los viajeros vacunados.

También sugirió la adopción del pase de viaje de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) o de otras iniciativas de pasaportes sanitarios, con el fin de permitir la reanudación de las actividades de viaje a quienes se hayan sometido a pruebas o se hayan vacunado.

Para ASTA, desde el COVID-19, los asesores de viajes desempeñarán un papel más crítico a la hora de orientar a los viajeros de ocio en medio de las siempre cambiantes normativas sobre pruebas de viaje y cierres de fronteras, así como para dirigir la demanda de viajes acumulada hacia el sector de la hostelería.

 

/Con información de Caribbean News Digital/