A finales de 2020, BIM cerró con 6 mil millones de pesos en diversos apoyos, equivalentes a 214 créditos.

5 No me gusta3

En una nueva dinámica económica y social que se vivió posterior a la crisis por el Covid-19, actualmente está permitiendo ver un crecimiento del mercado inmobiliario en las principales ciudades del país.

Las grandes edificaciones que construyen en las metrópolis más importantes como la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y Puebla, son prueba de una reactivación que se vive en el sector de la construcción inmobiliaria.

 Según datos del Registro Único de Vivienda (RUV) la oferta inmobiliaria, tan solo en el periodo de 2015 a 2020 fue de 220 mil 900 viviendas –44 mil 200 en promedio por año– y según los registros, al cierre de julio de 2021, se registró un total de 95 mil 600 viviendas edificadas.

Diversas alzas

Asimismo, el RUV reportó que en el primer semestre de 2021 (1s21) se presentó un incremento en las tres etapas de la oferta, a saber, del 17% en el rubro de producción, 48% en el registro y 52.9% en el tema de verificación de obra.

 En este sentido, entidades como el Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) agiliza sus productos y servicios para que los desarrolladores empujen el mercado, como es el caso del Crédito Puente, que uno de los financiamientos más utilizados por las empresas que se dedican a la construcción dentro del sector inmobiliario.

¿Cómo funciona?

Pero, ¿de qué manera funciona? De acuerdo con Gregorio Sánchez Hernández, Director Corporativo de Negocios del BIM, se trata de un crédito de mediano plazo que otorgan intermediarios financieros a los desarrolladores de vivienda para que éstos los utilicen en la edificación de conjuntos habitacionales, equipamiento comercial y/o mejoramiento de grupos de vivienda.

Desde hace años, el Banco Inmobiliario Mexicano se ha posicionado como líder dentro de las instituciones financieras que otorgan créditos puente, y prueba de ello es que durante los primeros meses de la pandemia, la institución firmó 94 nuevos créditos por un monto de 2 mil 200 millones de pesos, y a finales del 2020, se cerró con un monto de 6 mil millones de pesos, equivalentes a 214 créditos.

“Muchas empresas inmobiliarias se acercan para que que las apoyemos para iniciar o concluir sus proyectos inmobiliarios. Cuando esto sucede, el Banco les ofrece una amplia gama de servicios; el crédito puente tiene varios beneficios, entre ellos, un financiamiento de hasta el 65% del valor del proyecto a un plazo de crédito de hasta 42 meses. Además, no tiene penalización por prepago e incluso ninguna de las 15 visitas de supervisión de obra no registran costo alguno”, finalizó Sánchez Hernández.

Para conocer más sobre esta opción consulta la siguiente página.