Participarían quienes hayan llegado a este país antes de cumplir los 18 años y que actualmente tengan menos de 30.

3 No me gusta0

La llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos ha generado optimismo en diferentes aspectos, por ejemplo en materia de vivienda, ya que la población de inmigrantes mexicanos que radica en dicho país podría acceder a una vivienda a través de una hipoteca, a finales de este mes.

Luego del anuncio de la nueva administración para fortalecer el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), se prevé que aquellos ciudadanos de padres mexicanos nacidos en Estados Unidos puedan acceder a un crédito hipotecario

El refuerzo al DACA se da en medio de una baja constante en las tasas de interés en este país, que actualmente oscilan en 3.4%, contrario al promedio histórico del 7%, lo que propiciaría un boom inmobiliario ante la demanda de esta población, además de favorecer el crecimiento del sector hasta un 8% durante 2021.

Para especialistas del sector inmobiliario, esto significa un gran avance en materia migratoria y en derecho a la vivienda para un sector de la población al que históricamente se le ha negado.

“La llegada del nuevo presidente significa un avance para los inmigrantes mexicanos, pues la compra de una vivienda es complicada por los requisitos que se tienen que reunir, incluso muchos de ellos no califican al financiamiento que otorgan los bancos estadounidenses, por lo que ahora, el gobierno respaldará este crédito para comprar una propiedad”, explicó Luis Mendoza, director de Luis Mendoza and Associates de Century21 Award.

Dijo que se prevé que las autoridades definan los detalles para comenzar con el otorgamiento de créditos a finales de febrero y se contempla que entren al programa aquellos hijos de padres mexicanos que residen en Estados Unidos, que hayan llegado al país antes de cumplir 18 años y que actualmente tengan menos de 30.

Con el refuerzo del DACA, los llamados ‘dreamers’ accederían a una vivienda con un crédito pre aprobado y respaldado ante los bancos por el gobierno estadounidense, solo se cubriría el 10% del enganche de la propiedad, contrario al 30% que se le pedía a un inmigrante para otorgarle la hipoteca.

“Con el programa se espera que, además de contar con el respaldo financiero del gobierno ante los bancos para el otorgamiento del crédito de vivienda, también se tenga en un futuro seguridad social y sea la antesala para obtener la ciudadanía americana”, precisa Luis Mendoza en un comunicado.

Actualmente, los mexicanos representan la población inmigrante más grande en Estados Unidos, con 12.5 millones de mexicanos aproximadamente, pero solo el 50.1% tenía una vivienda propia en el 2019, según el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos.