La desarrolladora mexicana de parques industriales Vesta, cerró el  cuarto trimestre de 2020 (4T20) con ingresos acumulados por 149.9 millones de dólares (mdd) en todo el año.

0 No me gusta0

Lo anterior significó un incremento anual de 3.8%, por encima del límite superior del 2% que esperaban en su guía del año pasado.

En su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), informó que los márgenes de NOI y EBITDA también excedieron su guía, logrando 94.0% y 84.2%, respectivamente, en comparación con el 92% y 83% de su guía ajustada para 2020.

Para 2021, Vesta espera que los ingresos se incrementen entre 4.5% y 5.5%, con un margen NOI de 93% y un margen EBITDA de 83%, manteniendo el sólido desempeño.

Lorenzo Berho, CEO de la desarrolladora indicó que "si bien vimos una desaceleración de la actividad de arrendamiento nuevo durante el año (2020), ya que los clientes, comprensiblemente, dudaban en tomar decisiones finales durante la pandemia, Vesta pudo, no obstante, lograr acuerdos importantes en las regiones clave del Bajío y el norte, alcanzando un arrendamiento total de 5.5 millones de pies cuadrados para 2020; 48% provinieron de nuevos contratos y proyectos de crecimiento y 52% de renovaciones, con un margen positivo del 0.5% y un plazo medio ponderado de arrendamiento de siete años aproximadamente".

Agregó que "es importante tener en cuenta que también nos hemos adaptado al nuevo entorno con un portafolio en desarrollo activo compuesto por edificios prearrendados, proyectos hechos a la medida y expansiones de inquilinos con un enfoque en industrias y mercados de crecimiento clave. Entregamos 1.4 millones de pies cuadrados en 2020; de los cuales el 91% ya está arrendado, con dos nuevos edificios BTS entregados antes de la fecha programada. Por lo tanto, cerramos 2020 con 1.1 millones de pies cuadrados en nuestro portafolio en desarrollo; 23% de los cuales ya está arrendado".

Un análisis de Barclays sobre el reporte de Vesta indicó que los resultados estuvieron "en línea en relación con nuestras estimaciones".

Agregaron que "la compañía destacó que todos sus inquilinos habían regresado a los niveles de producción previos a la crisis, una señal indudablemente positiva que al menos, por ahora, sugiere que la compañía está en camino de volver a la normalidad. Además, el comercio electrónico y el nearshoring deberían respaldar las operaciones en el futuro" 

Sin embargo, consideran que "la actividad de desarrollo de la empresa parece más suave de lo habitual, ya que esperan desarrollar 1,1 millones de pies cuadrados en 2021, una cantidad menor en relación con la actividad prepandémica de 2-3 millones de pies cuadrados, lo que sugiere que a pesar del optimismo de la empresa sobre la actual operaciones, la demanda adicional puede ser menos dinámica que en el pasado".