En tanto que el aeropuerto de Cancún o la ampliación de Puerto Progreso impulsan el desarrollo de residencial, oficinas y comercial.

5 No me gusta0

El Tren Maya detonó la inversión de unos 8,900 millones de pesos (mdp) por parte de desarrolladoras inmobiliarias que aprovecharon el crecimiento en la demanda del mercado residencial en Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco para edificar proyectos que arrancaron este año y continuarán en el 2021.

Especialistas en el tema indican los grandes proyectos como el tren, el aeropuerto de Cancún, Quintana Roo, o la ampliación de Puerto Progreso, en Yucatán, entre otros, también impulsan el desarrollo del sector residencial, de oficinas y comercial.

Mientras que la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) en Quintana Roo, destaca que además del Tren Maya, la construcción de la Nueva Refinería de Dos Bocas, en Tabasco, ha detonado el desarrollo de nuevos proyectos habitacionales y hoteleros en el sureste.

Otros expertos añaden que en Mérida, Yucatán, existe una oferta muy grande en el tema habitacional y carecía mucho en el tema corporativo, de oficinas o industrial. En este sentido, empresas como Lamudi explican que en el sureste, la demanda del sector residencial creció 6% anual.

Mientras que la venta de terrenos subió 3%; no obstante, en la colocación de créditos hipotecarios entidades como Quintana Roo resintieron el impacto del COVID-19. En el 2019 se registraron más de 26 mil solicitudes de crédito, mientras que en lo que va del año apenas van unas 13 mil, según publicó El Financiero. 

Avances en los trabajos

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) activó una estrategia de conservación de jaguares, con la intención de contribuir a su repoblación en el sureste del país, mediante un proyecto que contempla siete unidades del Grupo de Atención Operativa (GATO) a lo largo de los 1,500 kilómetros de recorrido del tren.

En el reporte 19 de 157, el organismo indicó que en el tramo 1 avanza el desmontaje de la vía antigua, la dictaminación arqueológica del INAH y avanza con trabajos de terracería. En el tramo 2 avanzan los trabajos de desmonte, desmontaje de vía y terracería en ocho frentes de obra.

Así, en el tramo 3 continúa la elaboración de subrasante y las actividades de corte y terraplén. Mientras que en el tramo 4 siguen las actividades preliminares como el desmonte y despalme. “En todos los tramos se prepara el plan de incremento de producción trimestral”, señaló el fondo. 

De acuerdo con una publicación de El Heraldo de México, el Fonatur pagó a BlackRock 36 millones 697 mil pesos por su Propuesta No Solicitada (PNS) en el tramo 5 del tren, luego de que fuera descartada por el gobierno federal para la construcción de esta fase. 

El contrato con número TMFON-EP/20-S-17, firmado el 9 de diciembre, expone que se trata de un pago por lo estudios relativos a la PNS para el proyecto de asociación público-privada denominado ‘Proyecto Carretero Tulum–Cancún’, consistente en la ampliación de la carretera y construcción de vías férreas.