La firma Foster+Partners diseñó una mascara protectora que tiene la capacidad de producirse en masa gracias al apoyo de la impresión en 3D.

8 No me gusta0

El estudio británico de arquitectura presidido por Norman Foster ha creado un protector facial para protección a los trabajadores de salud, el cual puede desmontarse, desinfectarse y reutilizarse. Planeado para ser producido en mesa rápida, los visores son fabricados con una máquina de corte digital y láser, como una alternativa a la tecnología de impresión 3D. El diseño estuvo a cargo de un equipo conformado por diseñadores industriales, modelistas, arquitectos y analistas.

Cada careta está hecha de tres componentes: una visera de plástico transparente de 0.5 mm de grosor, una diadema de 75 mm y una correa de silicona. Según el estudio, las hojas plásticas para los protectores se pueden cortar en 30 segundos y ensamblar en menos de un minuto; utilizando una máquina de corte individual, Foster + Partners registró la producción de mil piezas en un solo día.

Hasta el momento, estas máscaras ya han sido distribuidas a los trabajadores de la salud en Londres, esperando su funcionalidad para iniciar con la producción en masa. Además, la firma decidió por compartir en su página oficial las plantillas de diseño y las especificaciones del material, para alentar a otros diseñadores y fabricantes. Foster + Partners se unió a otros equipos del ramo, como Bjarke Ingels Group (BIG), KPF y Handel Architects que ya se encuentran diseñando alguna pieza de protección personal.