Desde la identificación por radiofrecuencia o la identidad digital de viajero conocido, algunas tendencias llegaron para quedarse en la industria de los viajes.

5 No me gusta0

Ya que diversos países del mundo están aplicando la vacuna contra el Covid-19, la esperanza de una reactivación turística, y por lo tanto hotelera, es cada vez más palpable, en donde la tecnología tendrá un papel más importante que antes del 2020.

Los especialistas opinan que para que las empresas de la industria de viajes sean relevantes y accesibles, es muy importante que estén al día con las últimas tendencias, por lo que la identificación por radiofrecuencia, los chatbots de Inteligencia Artificial o los pagos sin contacto, entre otras, serán tecnologías indispensables.

¿Cuáles son las tecnologías que llegaron para quedarse y por qué?

Identificación por radiofrecuencia (RFID). Esta es una comunicación inalámbrica que se puede utilizar para rastrear objetos equipados con un chip rastreador integrado. La Asociación Internacional de Viajes Aéreos (IATA) recomienda que las aerolíneas utilicen RFID para el seguimiento de equipaje, proporcionando información en tiempo real que permite a las aerolíneas rastrear el equipaje de manera eficiente en todos los procesos del aeropuerto. British Airways ofrece actualmente una etiqueta de equipaje digital reutilizable.

Chatbots de Inteligencia Artificial (IA). Si los viajeros no obtienen respuestas instantáneas de un lugar, pronto las encontrarán en otro, esta es la razón por la que la tecnología de chatbot impulsada por IA puede ser una de las inversiones más simples y efectivas que puede hacer una empresa. Por lo general, los chatbots son más efectivos para responder preguntas comunes o responder a consultas sobre políticas, pero esta tecnología avanza rápidamente y permite cada vez más interacciones.

Tecnología de reconocimiento. Aun relativamente en la ‘infancia’, esta tecnología tiene el potencial de hacer que las interacciones sean completamente fluidas; incluye reconocimiento facial y de huellas dactilares, escaneo de retina y otros identificadores biométricos. Algunos hoteles ya utilizan la identificación por huellas dactilares para facilitar la entrada a las habitaciones. En el futuro, los clientes pagarían una comida simplemente caminando por la salida.

Identidad digital de viajero conocido (KTDI). Está diseñada para crear una experiencia de viaje sin fricciones, al tiempo que permite a los pasajeros tener un mayor control sobre sus datos personales. Los datos relacionados con la identidad de una persona se almacenan de forma segura en su dispositivo móvil y que pueden compartir con las autoridades fronterizas, aerolíneas, etcétera. Mediante biometría, los datos de identidad se verifican entre cada tramo del viaje, sin la necesidad de un pasaporte físico. 

Pagos sin contacto. Aunque no eran una noticia pre pandémica fuera de serie, estos pagos sí eran una novedad, y cuando llegó el Covid-19, rápidamente se convirtieron en necesarios, lo que permitió un contacto mínimo en un entorno que ya estaba en alerta máxima. No obstante, la implementación no ocurrirá en todos los países tan fácilmente, como en Sudamérica, donde se lleva moneda local, por lo que preguntar a los operadores sobre los métodos de pago es necesario

Realidad virtual (VR). La competencia para asegurar nuevas reservas de viajes a medida que disminuyan los temores del virus será feroz, al igual que la persuasión de los viajeros reacios a presionar el botón ‘reservar ahora’. Con esta tecnología, los clientes potenciales pueden experimentar recorridos virtuales por hoteles y restaurantes, lugares de interés y visitas a parques nacionales e incluso eventos locales específicos. Las empresas que ofrezcan esta modalidad estarán delante de sus competidores durante algún tiempo.

Internet de las cosas (IoT). Esta última tecnología de la lista se refiere a la utilización de internet para crear interconectividad entre dispositivos inteligentes, lo que les permite enviar y recibir datos, además, se está volviendo más frecuente dentro de la industria de viajes. Los hoteles pueden utilizar IoT, por ejemplo, para proporcionar a los clientes un dispositivo que controle múltiples servicios, como luces, aires acondicionados y televisores.

La importante obligatoria de servir al cliente

La parte medular de la industria de los viajes es el cliente, lo será siempre. Los expertos hacen hincapié en la necesidad de fidelizar al cliente. Para ello, es necesario establecer objetivos claros y organizar los departamentos, como la recepción, los pisos y las zonas comunes, etcétera.

En este sentido, es ineludible atender cualquier demanda del cliente, por muy pequeña que sea, “hay que rebuscar dentro de ella, para adecuarse a esa mínima necesidad del cliente, generando confianza y seguridad”, indican desde Smart Travel News.

“Aquellos hoteles que tengan un sistema automatizado de marketing y fidelización estarán en una posición de ventaja y acelerarán su reputación”. En donde destaca la tecnología RMS, una herramienta que permite realizar una recomendación de precios, analizar el comportamiento de los huéspedes o el ritmo de reservas.

Otro aspecto que no debe dejarse de lado es la experiencia del cliente atendida con tecnología, pues ante esta nueva situación que devino de la pandemia, esta permite crear experiencias sin contacto, por lo que es importante la digitalización de todos los procesos para ofrecer seguridad.

/Con información de Tech Bullion/