Empresarios brasileños moderaron sus expectativas respecto a la recuperación de la llamada ‘industria sin chimeneas’ y, estiman, ésta no llegará sino hasta el 2023.

2 No me gusta0

Anteriormente, el gobierno de Brasil reportó que 2020 fue el peor año de la historia para el sector turístico en el país, teniendo en cuenta que su nivel de actividad cayó 36.7 por ciento, según cifras del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Lo anterior, orilló a la Iniciativa Privada brasileña a trazar perspectivas moderadas. En particular, la Confederación Nacional del Comercio, los Servicios y el Turismo (CNC) redujo sus previsiones y aseguró que los niveles turísticos prepandemia podrían llegar hasta el segundo trimestre de 2023.

En este mismo sentido agregó, que “específicamente con relación al turismo, la tendencia es que los ingresos reales del sector se reduzcan un 9.7% este año […] El turismo ha sido el conjunto de actividades más afectado por la pandemia.

Al contrario del comercio y la industria, que ya alcanzaron niveles de actividad por encima de los observados a comienzos de 2020, el sector amarga una pérdida de casi 30 por ciento”.

José Roberto Tadros, presidente de la CNC, indicó que este nuevo pronóstico, que va de moderado a negativo, se basó en la lenta recuperación del nivel de actividad de los servicios, así como “de las expectativas negativas para el desempeño de la economía” en Brasil los trimestres próximos.

Vale la pena mencionar que, para el año en curso, la CNC había revisto un crecimiento de 3.7%; sin embargo, tras darse a conocer cifras concretas del desplome, el aumentó será de 3.5 puntos porcentuales.

 Con información de Hosteltur.