Recibirá solo 675 visitantes por día, con un límite por hora de 75, con una distancia de al menos dos metros entre ellos.

1 No me gusta0

Tras siete meses y medio sin visitantes a causa del COVID-19, Machu Picchu reabrió sus puertas al turismo nacional  e internacional, con un espectáculo nocturno. Como ‘destino seguro’, los visitantes que acudan a Cusco, en Perú, deberán portar mascarillas, cubreboca y mantener la sana distancia.

A partir de la reapertura, en la que los primeros 15 días de acceso serán gratuitos y que ya agotaron muchos peruanos, este monumento histórico recibirá solo el 30% de su capacidad, unos 675 visitantes por día, con un límite por hora de 75 turistas y grupos limitados a un máximo de siete personas.

Los visitantes deberán mantener durante toda la visita una distancia de dos metros entre miembros del mismo grupo y de mínimo 20 metros con otros grupos, en la zona declarada Patrimonio cultural de la humanidad y nombrada una de las Siete maravillas del mundo moderno.

De esta forma, renacen las esperanzas en la antigua capital del imperio inca, y en los pueblos del Valle Sagrado de los Incas, que son paso obligado hacia Machu Picchu y que enfrentan una aguda crisis económica como secuela de la pandemia, pues el 70% de los lugareños vivía del turismo.

En Cusco y en el Valle Sagrado existía una variada oferta turística, desde hoteles cinco estrellas hasta sencillas habitaciones para mochileros, pero ahora la mayoría de los 80 inmuebles permanecen cerrados. La primera cadena de hoteles de lujo en reanudar sus operaciones fue Belmond. 

Otras cadenas hoteleras internacionales y peruanas reabrieron este fin de semana en Cusco, el Valle Sagrado y en Machu Picchu Pueblo, antes llamado Aguas Calientes. Este domingo la compañía PeruRail reanudó sus trenes turísticos entre Cusco y Aguas Calientes; IncaRail lo hace hoy.

Los turistas extranjeros tardarán más en llegar; tras estar suspendidas durante seis meses, las autoridades reanudaron rutas regulares con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay y Uruguay. A partir de noviembre lo harán con Argentina, Brasil, Estados Unidos, México y Canadá.

Rocío Barrios, titular del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, dijo que “Machu Picchu se reabre para decir que lo estamos reactivando con responsabilidad y suma prudencia, para que cuando el mundo piense en volver, nos tenga en la mente y sepa que Machu Picchu es un destino seguro”.

El dato:

-Todos los turistas internacionales deberán presentar una prueba molecular (PCR) con resultado negativo realizada 72 horas antes de tomar el vuelo, así como una declaración jurada de salud con su itinerario y el compromiso de advertir si tienen algún síntoma de COVID-19.

 

/Con información de EFE y AFP/