Este modelo de ciudad conlleva retos urbanos, sociales, políticos y económicos; tan solo en la gestión política, el modelo de City Manager está muy lejano al modelo actual del alcalde mexicano.

4 No me gusta1

Una ciudad inteligente (o smart city) es la que usa las tecnologías de la información y la comunicación para hacer que su infraestructura crítica, componentes y servicios públicos sean interactivos, eficientes y que la ciudadanía sea consciente y proactiva con ellos.

En un marco más amplio, se puede considerar como “inteligente” cuando las inversiones en capital humano y social y en infraestructura de comunicación fomentan activamente un desarrollo económico sostenible para una elevada calidad de vida y una correcta gestión de los recursos ejercida a través de un gobierno abierto, transparente y abierto a la crítica social.

Con las definiciones anteriores, sabemos que México (y sobre todo los tres niveles de gobierno) se encuentran muy muy lejos del objetivo, ya hay algunos avances en la iniciativa privada.

Hace algunas semanas, Marco Gutiérrez Huerta, titular de la Comisión de Smart Cities de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), destacó que ello conlleve un reto en su digitalización y optimización de procesos.

Estos niveles de modernización de los servicios ayudarán a mejorar la eficiencia de las dependencias y brindar calidad de vida a los ciudadanos.

Parámetros en ascenso

Por otro lado, la automatización de las Smart Cities resuelve problemas que limitan la funcionalidad de estas urbes. Con esto, se permite:

  • Reducir tiempos de traslado en transporte público
  • Mejorar la seguridad, los equipos y la política de fiscalización de cada una de las policías.
  • Cumplir con la normativa de construcción, urbana y de protección de datos.
  • Aminorar la congestión vial a través de otros servicios alternativos de movilidad, no contaminantes.
  • Optimizar la funcionalidad para los peatones, tal como se hace en varias ciudades europeas.
  • Promover la productividad y crear empleos en un marco de economía circular.

A mediano y largo plazo, la habitabilidad en estas ciudades tendrá un impacto positivo en los siguientes aspectos:

  • Alta calidad de vida
  • Mayor alfabetización digital
  • Eficiencia automovilística y uso de autos eléctricos y más bicicletas.
  • Confianza en las autoridades a través de un modelo gestivo, como es el de City Managers.
  • Identificación, monitoreo y solución de problemas en tiempo real, así como el uso de datos y protección de los mismos.

Según el representante de la Concamin, las 13 ciudades elegidas cumplen, en un primer acercamiento, los criterios de población ―de medio millón a un millón de habitantes―. Así como los requisitos como gobernanza, economía y ubicación, aunque todavía están muy lejos de los parámetros funcionales y los estándares mundiales de gestión y administración efectiva.

Por otro, lado, estas ciudades tienen una mayor vinculación global al sistema urbano internacional. Por otro lado, se localizan en un entorno orientado al uso de la tecnología. Lo cual crea una orientación hacia la automatización de otros procesos habitacionales.

¿Cuánto cuesta vivir ahí?

Para quienes buscan comprar una casa en menos de 1.5 millones de pesos, Mexicali, Baja California y Salina Cruz, Oaxaca son excelentes opciones. En estas futuras Smart Cities el precio medio de estas propiedades son de 1.2 y 1.3 millones de pesos, respectivamente.

Si prefieres propiedades entre 1.6 y 1.8 millones de pesos, encontrarás casas en venta en las siguientes localidades:

  • Coatzacoalcos, Veracruz
  • Pachuca de Soto, Hidalgo
  • Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
  • Aguascalientes, Aguascalientes
  • Chetumal, Quintana Roo
  • Morelia, Michoacán
  • Xalapa, Veracruz

De estas 13 futuras Smart Cities, las que tienen un valor más elevado ―con precio medio en un rango entre 2.3 a 3.8 millones de pesos―, son las siguientes:

  • León, Guanajuato
  • Mérida, Yucatán
  • Oaxaca de Juárez, Oaxaca
  • Cuernavaca, Morelos

“Al comprar una vivienda en las Smart Cities, se crean expectativas y beneficios a lo largo del tiempo. Esto genera una correlación estrecha entre los indicadores clave y las tendencias urbanas”, finaliza Leonardo González, especialista inmobiliario en Propiedades.com

Con información de UCLG.