Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de la firma financiera estadounidense JP, dijo que “el trabajo remoto cambiará la forma en que administran los bienes raíces” porque reducirán significativamente la distribución y el espacio requerido de oficinas y espacios inmobiliarios corporativos.

1 No me gusta0

En su carta anual dirigida a los accionistas, abundó que por cada 100 empleados es posible que necesiten espacio solo para 60 en promedio, lo que reducirá significativamente la necesidad de bienes raíces.

“Rápidamente pasaremos a una disposición de asientos más abierta en la que las herramientas digitales ayudarán a administrar la disposición de los asientos, así como las comodidades necesarias, como el espacio en la sala de conferencias”, advirtió el banquero.

En su carta de más de 65 páginas, Dimon expuso que la pandemia de la COVID-19 cambió la forma en que trabajamos de muchas maneras y aceleró las tendencias en curso. 

Si bien, reconoció que trabajar desde casa se volverá más permanente en los negocios estadounidenses, en el caso de JP Morgan hasta el 10% de los 255,000 empleados podrían trabajar desde casa para cumplir "roles muy específicos" y otro grupo lo hará bajo un modelo híbrido (algunos días desde su hogar y otros desde la oficina).

Mediante la carta, el banquero detalló que alrededor de 2,500 empleados de JP Morgan, a nivel global, estará trabajando desde casa de forma permanente y sólo podría retener espacios de escritorio para el 60% de sus trabajadores, lo que significa reducirá drásticamente su espacio de oficinas a raíz de la pandemia.

Dimon aprovechó el espacio para explicar que todavía tienen la intención de construir la nueva sede en la ciudad de Nueva York, que albergará entre 12,000 y 14,000 empleados. “Estamos muy entusiasmados con los espacios públicos del edificio, la tecnología de vanguardia y las comodidades de salud y bienestar, entre muchas otras características. Está en la mejor ubicación en una de las ciudades más grandes del mundo”, se lee en la carta.

El presidente de JP Morgan difirió del modelo de trabajo desde casa, pues señala que el mundo virtual presenta algunas debilidades. Por ejemplo, no funciona tan bien cuando los colaboradores no se conocen entre sí. Mientras que la gran dependencia de las reuniones de Zoom retrasa la toma de decisiones porque hay poco seguimiento inmediato.

Dijo que el trabajo remoto virtualmente elimina el aprendizaje espontáneo y la creatividad porque no se encuentra a las personas en la máquina de café, no hablan con los clientes en escenarios no planificados o viajan para reunirse con clientes y empleados para recibir comentarios sobre sus productos y servicios.

Otras instituciones financieras globales han revelado sus planes para reducir el uso de espacios inmobiliarios u oficinas ante la implementación del home office para evitar mayores contagios por la Covid-19. 

HSBC anunció que podría reducir el uso de bienes raíces hasta en un 40% y Deutsche Bank analiza reducir el uso de espacio inmobiliario en un 25 por ciento. Mientras que Citigroup implementará el modelo híbrido, con lo que algunos de sus colaboradores pasarán al menos tres días en la oficina.