Este concepto, que inició en 2012, se fue abriendo puertas, creó tendencia y se expandió al resto del mundo. Actualmente, según el último dato disponible de 2018, había más de 200 plataformas que perfeccionan constantemente en el mercado sus modelos de negocio.

5 No me gusta4

Cuando estalló la crisis de 2008 afectando a todas las economías mundiales, en Estados Unidos se perfilaba el gran escándalo de Lehman Brothers. Ante ello, la administración Obama aprobó la Ley Jobs Act, el 5 de abril de 2012 con la intención de ayudar a las pymes, nuevas empresas y startups, a conseguir financiación o a poder recaudar fondos con facilidad, ya que había poco acceso a mercados de capitales.

Desde su aprobación, el reto era poder acceder al financiamiento más accesible para los propios norteamericanos. Posteriormente,  Ben y Dan Miller, jóvenes empresarios hijos de un promotor inmobiliario exitoso, buscaron la manera de financiar la construcción inmobiliaria para dar entrada a inversores de toda clase, no solamente a los ricos, y para ello fundaron Fundrise.

Actualmente, en México ya no hay necesidad de contar con un capital enorme. Un instrumento financiero eficaz como el crowdfunding ha crecido en Estados Unidos, España y el resto de Europa, pero ahora está cobrando más interés en México debido a la accesibilidad para todo tipo de inversionistas, tanto pequeños como los novatos.

Una variante en específico del fondeo colectivo que está cobrando gran popularidad es la inmobiliaria, en donde se pueden invertir cantidades pequeñas para diversificar y obtener buenos rendimientos con cantidades de dinero relativamente pequeñas.

Esto permite a pequeños inversionistas participar en una industria que hasta hace tiempo estaba limitada a inversionistas con mucho capital, pero que ahora, abre la posibilidad a esquemas flexibles aptos para carteras de todo tamaño.

Si tus planes para invertir en esta industria inmobiliaria por esta vía, toma en cuenta estos aspectos:

1.- Verifica la plataforma: Como sabrán, las empresas de crowdfunding se encuentran en proceso de autorización por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), quienes desde 2019 regulan a las empresas fintech de este tipo. Verifica que hayan presentado su solicitud de regulación, pues esto es el primer filtro de una empresa confiable.

2.- Determina monto: Una de las ventajas del crowdfunding inmobiliario es que no requiere grandes cantidades; aun así, haz una revisión de tu presupuesto para fijar la cantidad que destinarás. Una de las claves de la inversión es diversificar, así que no destines todo tu dinero a una sola inversión; de igual forma, revisa qué proyectos tienes disponibles en la plataforma que hayas elegido, para conocer el mínimo de dinero que necesitas.

3.- Analiza rendimiento y plazos: De acuerdo con el proyecto, tendrás una tasa de rendimiento estimada diferente, además de un esquema de plazos determinado, que puede ser periódico o cuando el inmueble se venda. Evalúa tu estrategia de inversión, ajustando objetivos y metas.

4.- Conoce el esquema: El crowdfunding inmobiliario tiene tres esquemas principales: deuda, equity y patrimonial. Esto tiene relevancia porque, aunque en los 3 casos la inversión se hace de forma directa y por cada proyecto, hay un impacto en el plazo para percibir los rendimientos, y esta elección debe estar alineada con tu estrategia de inversión. En el esquema de deuda, el inversionista recibe el pago de forma periódica, o bien al final del proyecto; en equity se recibe una porción de la utilidad por la comercialización del proyecto; mientras en patrimonial se recibe la porción correspondiente de las rentas generadas, lo que representa un plazo mucho mayor que los primeros dos.

5.- Revisa el esquema fiscal que se reporta ante el SAT. Los gastos de manejo de cuenta y esquema fiscal impactan en el retorno final de tu inversión. Es importante conocerlos para tener un estimado realista de los rendimientos que tendrá tu inversión, además de estar al corriente con tus obligaciones fiscales.

6.- Conoce términos y condiciones: Nada más importante que entender de pies a cabeza tus derechos y obligaciones como inversionista. Revisa con detenimiento el contrato que te ofrezca la plataforma, consulta los plazos de inversión, las condiciones, riesgos, cláusulas y todo lo relacionado con el proyecto. Toma todo el tiempo que necesites para leer a detalle el contrato, y no dudes en hacer preguntas y aclarar dudas en todo momento.

7.- Ten disciplina: En el mundo financiero, la disciplina es un requisito básico para el éxito. Como inversionista, el tener un plan, apegarse a él y saber cómo reestructurarlo de acuerdo con las condiciones del mercado, te ayudará a obtener mejores resultados. Es necesario recordar que debes hacer un seguimiento a tus inversiones, para conocer su estado y saber de primera mano cuál es su avance.

8.- Aprovecha la tecnología: Desde antes de la pandemia, las plataformas digitales para mecanismos financieros se consolidaban como una alternativa atractiva para tener fácil acceso a la información sobre opciones de inversión y participar en ellas de forma práctica. Con el aislamiento social, se comprobó la importancia de los procesos y trámites a distancia, así como la importancia de garantizar la seguridad en las transacciones online. Utiliza los recursos a tu disposición para monitorear el curso de tus inversiones y realizar movimientos en el lugar y a la hora que necesites.

Para ser inversionista no es necesario ser millonario o tener años de experiencia en el ramo. Aprovechar recursos como el crowdfunding te abrirá posibilidades a la medida de tu capital, en diversos proyectos y con interfaces sencillas para llevar el control de tu dinero y seguir aprendiendo, según recomienta M2Crowd, plataforma de fondeo colectivo inmobiliario.

Con información de Miguel García, CEO de InmoCrowd y especialista en crowdfunding inmobiliario.