Los precios a la baja se notarán en los locales comerciales ubicados en las zonas no-prime, debido a un ajuste desde el 2008.

3 No me gusta0

El precio de la vivienda en España bajará en este año, pero se regulará antes de lo previsto por el aumento de demanda a medio plazo, señala el Consejo General de Agentes de Propiedad Inmobiliaria (Coapi).

Añaden que la crisis económica, como consecuencia de la pandemia y de las restricciones a la actividad y el comercio, plantea un mercado inmobiliario de compra y alquiler plagado de incertidumbre.

Señalan que en muchas zonas del país los precios de los inmuebles han bajado, pero también han incrementado.

En el caso de los precios a la baja, se notarán en los locales comerciales ubicados en las zonas ‘no-prime’, como resultado de un ajuste de precio incrementado desde el 2008.

Respecto a la vivienda usada, el ente inmobiliario indica que aumentará la demanda por el factor ubicación, un aspecto que influirá también en el precio de este segmento.

En cuanto al alquiler, este mercado afronta un ´panorama impredecible´ por la falta de seguridad jurídica, que puede repercutir negativamente en la oferta y endurecer el acceso a determinados colectivos.

En este contexto, “esta situación produciría un mercado más exigente con el perfil del inquilino, endureciendo las condiciones de acceso a la vivienda penalizando, todavía más, a los colectivos más desfavorecidos”.

Además, las restricciones de movilidad han afectado los mercados residenciales y vacacionales, que junto a la disminución de la demanda local, se ha sumado la reducción del turismo, y todo ello hace pensar en un mercado muy penalizado.

La agencia Standard & Poor’s (S&P) estima que los precios de la vivienda en España cerrarán el 2020 con números positivos, pasando de una caída del 1.4% el pasado octubre a un incremento del 1.6 por ciento.

“Los precios en 2020 fueron más dinámicos que en 2019 debido a la fuerte demanda y a un peor comportamiento de la oferta, a pesar de la mayor contracción económica en décadas”.

Las estimaciones finales para 2020 hablan de un aumento significativo de los precios en Suecia (10.1%), Holanda (8%) Alemania (6.9%), Reino Unido (6.7%) y Portugal (6.1%), por encima de las estimaciones de octubre.