Para especialistas, los intereses hipotecarios siguen en niveles bajos y muchas personas están aprovechando esta situación para adquirir una propiedad.

3 No me gusta0

Los grandes retos que enfrentó el sector privado en Puerto Rico desde marzo del 2020 no impidieron que la industria de los bienes raíces se mantuviera activa, cerrando el año con ventas similares a las del 2019.

Para especialistas, los intereses hipotecarios en esta isla siguen en niveles bajos y muchas personas están aprovechando esta situación para adquirir una propiedad, aunque la pandemia de COVID-19 continúa.

Aunque el sector cerró el 2020 con una merma en ventas de 2.2% en comparación con el 2019, los expertos aseguran que las estadísticas reflejan que el mercado ha comenzado a estabilizarse.

De las ventas registradas hasta diciembre de 2020, unas 9,260 fueron residencias existentes y 949 casas nuevas, según los datos más recientes de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF).

La mayor reventa se reflejó en San Juan, Carolina, Guaynabo y Bayamón, mientras que la venta más alta de unidades de nueva construcción se realizó en Guaynabo, Las Piedras, Gurabo y Bayamón.

La Asociación de Bancos Hipotecarios (ABH) indicó que estos números de OCIF “no incluyen las ventas realizadas en las cooperativas ni las transacciones en efectivo. Solo los préstamos realizados en los bancos, por lo que los números reales son más altos”.

San Juan Board of Realtors (SJBR) reconoció que las estadísticas de OCIF denotan un mercado en crecimiento a pesar de que muchas residencias se están vendiendo sobre el precio de las tasas normales.

Puerto Rico Association of Realtors (PRAR) coincidió en que las familias se están moviendo a lugares donde puedan tener mayor esparcimiento, como las propiedades con patio o terraza.

Apuntó, además, que la demanda para comprar unidades como inversión está aumentando, a la vez que la diáspora está regresando a la isla y comprando viviendas.

Sobre si es beneficioso que se elija a Puerto Rico como un lugar para invertir en bienes raíces, SJBR consideró que es necesario explotar este renglón económico, ya que los clientes interesados en adquirir residencias con este propósito suelen tener un alto poder adquisitivo.

“Este año será muy bueno, siempre y cuando se mantengan los intereses atractivos. Hay que promocionar la isla como destino para vivir, porque los americanos que llegan y buscan vivienda en lugares como Guaynabo y Dorado compran las casas cash”.

 

/Con información de El Vocero de Puerto Rico/