En Uruguay, durante 2020, el mercado inmobiliario registró mejores cifras en comparación a 2019, pese al impacto de la pandemia del COVID-19.

1 No me gusta0

Prueba de ello es que la compraventa de inmuebles en 2020 generaron más de 1,260 millones de dólares, según datos de los pagos del Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales (ITP) que recibió la Dirección General Impositiva (DGI) durante 2020 en Montevideo, Uruguay.

Los impuestos pueden considerarse un indicador indirecto del monto de transacciones del mercado inmobiliario, aunque se debe tener en cuenta que una mínima parte refiere a operaciones que no implican compraventas y que además los negocios que refieren al régimen de Vivienda Promovida no están incluidos.

El ITP es un impuesto que grava con el 2% al comprador y otro 2% al vendedor de inmuebles. En total, la dependencia uruguaya recaudó  2.121 millones de dólares por impuestos en 2020, lo que significó 3.6% más en términos reales.

Referente a los precios de oferta de los inmuebles, Según Inmuebles Data, con de El País de Uruguay e Inmuebles del Gallito Luis, el precio promedio por metro cuadrado (m2) de inmuebles ofertados en Montevideo fue de 2.471 dólares en diciembre.

Para un apartamento fueron de 2,636 para el m2 y para una casa, 1.727 dólares el m2.

En contraparte, según el Índice de Precios de Ventas de Inmuebles Data, entre septiembre y diciembre de 2020 los valores de la oferta en dólares de propiedades bajaron 1.63%.

El valor teórico promedio de un apartamento de 64 m2 era de US$ 171.340 en diciembre. Esa superficie fue la promedio de compra-ventas informada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para 2019 y ha variado poco en los últimos años (era 67 m2 en 2017).

Los indicadores de Inmuebles Data también permiten conocer cuánto era el valor de oferta promedio en diciembre de un apartamento según la cantidad de dormitorios.

Un departamento pequeño se ofertaba en 113.384 dólares, en tanto que un apartamento de un dormitorio estaba en 141.851 dólares.

Por su parte, Michelle Fleitas, abogada, tasadora y directora del estudio Fleitas Zimet, el año pasado tuvo diferentes etapas marcadas por la irrupción de la pandemia del COVID-19 en Uruguay.

Fleitas señaló que la irrupción de la pandemia hizo que “se generaron nuevas necesidades” en materia de vivienda, con un aumento en la demanda de inmuebles en plantas bajas con patio o penthouse con terrazas. La gente “estaba buscando un espacio al aire libre pero que a su vez sea seguro, y eso generó nuevos gustos dentro del consumidor”, explicó.

Con información de El País, de Uruguay.