El dinero para las obras salió de los Departamentos de Seguridad Nacional, Defensa y Tesoro, debido a una declaración firmada en el 2019.

3 No me gusta1

Joe Biden firmó los primeros decretos como presidente de Estados Unidos, entre los que está la orden ejecutiva de detener la construcción del muro fronterizo con México, que impulso Donald Trump en su administración y con el cual buscaba desviar fondos públicos para su realización.

Así, en agosto pasado, el ex presidente señaló que se habían construido 300 millas o unos 480 kilómetros del muro. Y esperaba que para principios del 2021 ya se hubieran completado un total de 800 km. Cabe mencionar que la frontera que divide a ambos países  tiene una longitud de 3,142 kilómetros.

Según los últimos datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), al pasado 4 de enero, se habían construido 452 millas, es decir, 727 kilómetros del llamado ‘nuevo sistema de muro fronterizo’.

Y de los más de 700 kilómetros construidos a esa fecha, la mayoría son sustituciones o reparaciones de estructuras ya existentes que estaban deterioradas, por lo que solo se construyeron unos 129 kilómetros de muro nuevo, de los cuales 53 kilómetros corresponden a vallas secundarias.

Lo que deja un total de 76 kilómetros de barreras primarias totalmente nuevas. Es menester recordar que no se avanzó mucho en la construcción de un muro totalmente nuevo por la dificultad que impone la naturaleza, especialmente en las inmediaciones del Río Grande.

Asimismo, porque muchas de las zonas libres de barreras se encuentran en tierras de propiedad privada y sus dueños no están dispuestos a permitir que se erija un muro en su terreno. Además de la falta del presupuesto total necesario para completar la construcción prometida.

A estos datos debe agregarse la financiación para la construcción del muro, que según CBP, procede de los Departamentos de Seguridad Nacional, Defensa y Tesoro, debido a la declaración de Estado de emergencia nacional en la frontera, firmada por Trump en febrero de 2019.

La medida le permitió desviar 6,300 millones de dólares (mdd) del Departamento de Defensa para la lucha contra las drogas; a esta cantidad se le sumaron 3,600 mdd del presupuesto del Departamento de Defensa para construcciones militares, más unos 3,400 mdd de los presupuestos anuales de la CBP.

Todas esas partidas, más los 1,375 millones que sí fueron aprobados por el Congreso en el 2018, suman un total aproximado de 15,000 mdd, una cantidad inferior a los 25,000 mdd inicialmente presupuestados para la construcción del muro; dinero que no salió de México.

Otra cancelación que realizó el nuevo presidente estadounidense fue la del oleoducto Keystone XL, de más de 2,735 kilómetros, por el cual se pretendía movilizar 800,000 barriles de petróleo al día desde Alberta, Canadá, hasta el Golfo de México; pasando por Montana, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas y Oklahoma.

 

/Con información de BBC News Mundo, AM DE QUERÉTARO y EFE/