La manufactura logró mantenerse en modo de expansión, aunque las tasas de crecimiento disminuyeron notablemente desde fines de 2020.

2 No me gusta0

La actividad empresarial del sector privado brasileño se contrajo en enero por primera vez desde julio pasado, ya que una segunda ola de COVID-19 amenaza con afectar el crecimiento económico en este primer trimestre, e incluso reducirlo.

De acuerdo con un sondeo más reciente de IHS Markit a gerentes de compras en este país, la caída de la actividad fue liderada por el sector de servicios, que se contrajo por primera vez desde agosto y al ritmo más rápido desde julio.

El Índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) general de servicios de Brasil cayó a 47.0 desde 51.1 en diciembre. El PMI compuesto, incluida la manufactura, cayó a 48.9 desde 53.5, rompiendo una racha de cinco meses de crecimiento.

Pollyanna De Lima, directora asociada de economía de IHS Markit, dijo que los resultados de la encuesta del PMI de enero indican que la economía brasileña corre el riesgo de volver a contraerse en el primer trimestre de 2021 debido a que un aumento en los casos de COVID-19 tuvo un fuerte impacto en el sector privado.

"La manufactura logró mantenerse en modo de expansión, aunque las tasas de crecimiento disminuyeron notablemente desde fines de 2020. Sin embargo, el sector de servicios sufrió un golpe debido a la reducción de los ingresos y un posterior deterioro de la demanda".

Como resultado, los nuevos negocios, la producción y el empleo cayeron en el primer mes del 2021. Mientras que el índice de empleo de servicios cayó a 48.2 desde 49.3, lo que marcó el segundo mes de pérdida de plazas. Eso redujo el índice de empleo compuesto en las manufacturas y los servicios a 48.9 desde 50.4.

 

/Con información de Reuters/