Significa su peor caída desde la gran depresión de 1932 cuando cayó -14.92 por ciento.

0 No me gusta0

La actividad económica de México cayó -8.3% en 2020 considerando cifras originales y -8.5% con datos desetacionalizados, para ser el segundo año consecutivo de contracción, pero su peor caída desde la gran depresión de 1932 cuando cayó -14.92 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que el Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre de 2020 cayó -4.5% respecto al mismo periodo de 2019, de acuerdo con estimación oportuna, para ser su sexta contracción consecutiva considerando cifras originales, algo que no se veía desde 1982-1983. 

En términos trimestrales, el PIB del 4T20 repuntó 3.1% respecto al 3T20.

Después del fuerte rebote en el 3T20 (+12.1%), que siguió al colapso por el confinamiento en abril y mayo, naturalmente, la actividad creció en el 4T20 a un menor ritmo. Analistas de Bx* indicaron que "la expansión en el producto siguió, por un lado, la continua reapertura económica durante buena parte del periodo, pues fue hasta los últimos días del año que se endurecieron las medidas para contener la propagación del virus; y, por el otro, la recuperación en la demanda, sobre todo la externa".  

En opinión de Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base, tres factores determinaron la profundidad de la caída de la economía del país en 2020: Primero, definitivamente el efecto del Covid-19; en segundo lugar, la falta de una política fiscal contracíclica que detuviera las caídas del PIB y sentara las bases de una pronta recuperación; y, tercero, la inercia negativa que traía desde finales de 2018.

La especialista agregó que como la caída del 2T20 fue muy fuerte, se prevé que se extienda hasta el primer trimestre de 2021 la caída en términos anuales.

Como perspectiva, Siller prevé una visión 2021 de repunte del PIB de México a un ritmo de 3.8% que no será suficiente para resarcir la caída del 2020, por lo que prevé tardará cuatro años en recuperar los niveles previos a la crisis del coronavirus.