En agosto de 2017 el crédito de la banca a la vivienda creció 9.5% a tasa anual nominal y 2.7% a tasa real, sosteniendo la tendencia observada el mes previo.

Un análisis de BBVA Bancomer indicó que en particular, el crédito a la vivienda de interés social profundizó ligeramente su caída en saldo, esta vez con una tasa anual nominal de -5.2% (vs -5.0% previo). Por su parte, la tasa de crecimiento del crédito para vivienda media y residencial (90.0% de la cartera de crédito a la vivienda) parece haber detenido su desaceleración pues registró la misma tasa de crecimiento que la observada en julio (11.5%).

“Al igual que en el crédito al consumo la estabilidad del crédito a la vivienda parece reflejar comportamientos mixtos en los indicadores de demanda. Por un lado, el índice de confianza de vivienda registró en agosto su tercera tasa anual positiva de manera consecutiva (3.0% junio, 13.3% julio y 11.4% agosto); aunque, por otro lado, persiste el deterioro en el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS, el cual profundizó su caída al pasar de una tasa anual real de -1.5% en julio a -1.8% en agosto”, señaló el análisis de la institución financiera.

El crédito a la vivienda es el más lento dentro del financiamiento que ofrece la banca al sector privado.