Según los diversos contratos del Gobierno Federal, las farmacéuticas no se comprometieron a cumplir, en ningún caso, fechas ni montos específicos. Aunque la 4T dice apego a la transparencia, la información será ocultada durante 5 años.

2 No me gusta2

En Cuautla, Morelos, se dio a conocer que el día de ayer, cientos de adultos mayores acudieron al Centro de Salud para esperar la aplicación de la segunda dosis de vacuna en contra del COVID-19, ya que según un documento que les entregaron, se tenía el día 30 de marzo como fecha límite para la segunda aplicación.

Sin embargo, hasta ayer mismo, personal del mismo Centro de Salud en la entidad gobernada por Morena, informaron “que desconocían la fecha para la aplicación de la segunda dosis”.

Pero no solo es la población en general la que espera.

Hace unos días, el cantante mexicano Enrique Guzmán publicó en sus redes sociales: “Aquí está mi cita para mi segunda vacuna...me presenté y no hay vacunas ni nadie que me informe nada. DONDE ESTÁ MI VACUNA?”.

Ante el llamado, la Secretaría de Salud de la CDMX, que encabeza Claudia Sheinbaum, contestó simplemente que tendría que esperar entre 21 y 84 días. Es decir, hasta prácticamente tres meses. Ante la respuesta del Gobierno de la CDMX, los usuarios criticaron que las autoridades no hubieran avisado ni tomado medidas pertinentes.

Y la misma situación están viviendo cientos de entidades en el país, ya que según diversos documentos, el Gobierno de la autollamada Cuarta Transformación (4T), realizaron contratos a favor de las farmacéuticas, por lo que el suministro de las vacunas… será cuando quieran y puedan las farmacéuticas.

Apenas a mediados de febrero, la farmacéutica Pfizer indicó que “no se hará responsable por ningún retraso u omisión en la entrega de las dosis”, de acuerdo con las fechas de entrega estimadas en el cronograma de entrega provisorio de la farmacéutica estadounidense.

Foto: El Sol de Cuautla

Por otro lado, Los contratos de CanSino y AstraZeneca que detallan costos y cantidades de vacunas adquiridas, fueron reservados por la 4T para no dar a conocer sus detalles durante cinco años, alegando que “son negociaciones en proceso”. 

Aunque con bombo y platilllo, el Gobierno Federal el 8 de diciembre anunció en la conferencia matutina el plan de vacunación contra la Covid-19, que aspiraba inocular a todo el personal de salud y a los adultos mayores de 60 años entre diciembre de 2020 y abril de este año, en los contratos se señala, contradictoriamente,  “que los cronogramas de entrega de dosis son preliminares”. 

El resultado es magro, ya que solo 1.7% de la población en México ha sido vacunada.

Aunque en ningún momento López Obrador reconocio atrasos en los suministros, la Secretaría de Salud de México aceptó en documentos, “que los esfuerzos de los proveedores para fabricar la vacuna son de naturaleza especulativa, por lo que están sujetos a riesgos e incertidumbres significativos”. 

Cabe recordar que la compra de las vacunas de PfizerCanSino y AstraZeneca superó los 24 mil millones de pesos que serán liquidados por la Secretaría de Salud.

Según se dio a conocer recientemente, Reino Unido y Canadá anunciaron que retrasarán la segunda dosis, en búsqueda de vacunar a un número mayor de personas. Sin embargo, todavía no hay estudios suficientes que demuestren la potencia de la segunda dosis, su eficacia al no estar aplicada como en las pruebas, y de cuánto tiempo efectivo será la inmunización en caso de no hacerse conforme a diagnóstico médico.

Finalmente, la Comisión Nacional Asesora de Vacunación de Uruguay advirtió que retrasará hasta 56 días la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en adultos mayores de 80 años, para ofrecer mayor disponibilidad para aplicar la primera dosis de esa vacuna a adultos de entre 71 y 79 años, mientras llegan los siguientes cargamentos. Originalmente, el período entre ambas dosis era de alrededor de 30 días.

Con información de El Sol de Cuautla, Latin Us, Intramed, Infosalus de España, cuenta de Twitter de Enrique Guzmán, CNN y El Universal.