Me pregunto: ¿En qué fase del ciclo económico estamos?, ¿Del ciclo inmobiliario? ¿Supondrías que estamos al principio, a la mitad o al final?

Yo creo que más cerca del final; ¿tú?

 

“LA INCERTIDUMBRE Y VOLATILIDAD BAJARÁ EL NIVEL DE LIQUIDEZ QUE HAY EN EL MERCADO INMOBILIARIO Y CREO QUE SERÁ SANO”.

 

Es indudable que México vive un momento de incertidumbre provocado por factores externos —nacionalismo y proteccionismo global amplificado por Trump, y factores internos—  como un gobierno débil. Por ello, este año hay que actuar con cautela.

Creo que esta incertidumbre y volatilidad bajará el nivel de liquidez que hay en el mercado inmobiliario y eso será sano. Recientemente, había mucho dinero persiguiendo muy pocas transacciones, repercutiendo en altos precios de los activos inmobiliarios. Este impacto será sistémico y más prolongado, a diferencia de la crisis del 2008 donde la recuperación en México fue relativamente rápida e impactó predominantemente en el sector de la vivienda social.

No veo con malos ojos que estas circunstancias ayuden a corregir algunos segmentos que se veían inflados. Hay valores de la tierra que ya son ridículos.

 

Javier Barrios
Director General de Mira Javier Barrios Director General de Mira

 

SEÑALES DE MERCADOS SOBRE OFERTADOS

 

El mercado de oficinas en ciertas áreas está sobre ofertado y aunado a una desaceleración, debería tener ajustes en los precios de tierra en la Ciudad de México. En el sector comercial, se ven proyectos muy agresivos que tal vez ahora no tengan fondeo, y por lo tanto, se abrirán oportunidades a precios más coherentes.

Cuando hay mucho dinero con deseo de entrar al país, el curriculum de los desarrolladores no es tan relevante. Creo que estas desaceleraciones de la economía, aunque dolorosas para la mayoría, ayudan a depurar la calidad de los jugadores en beneficio de la industria. 

 

Los proyectos de MIRA

 

Actualmente, MIRA está ejecutando nueve comunidades en el país. Estas comunidades son proyectos de usos mixtos de gran escala que fueron planeados y fondeados con una visión multicíclica. Conscientes del panorama, estamos siendo selectivos con los lanzamientos de nuevas etapas y tomando medidas que fortalezcan nuestros productos.

2017 está lleno de actividad para nosotros. Estaremos abriendo el centro comercial de Puerto Cancún con una interesante oferta de moda, restaurantes, entretenimiento y servicios de la vida diaria. En Nuevo Sur, en Monterrey, estamos lanzado la tercera etapa residencial y el tercer edificio de oficinas.

En la CDMX estamos iniciando dos comunidades: Neuchâtel, en Nuevo Polanco, y Sommos Contadero, en Cuajimalpa.  En Neuchâtel estamos iniciando con la primera etapa residencial, la primera torre de oficinas y comercio. En Sommos Contadero, iniciaremos con la primera torre de departamentos en venta y la primera torre de vivienda en renta.

En cuanto a inversiones nuevas, afortunadamente concretamos el primer CERPI a fines del año pasado por 8,180 millones de pesos y estaremos participando activamente en la búsqueda de nuevas inversiones. Sin embargo, queremos observar la evolución del entorno antes de tomar decisiones.  Seremos muy selectivos.

 

Nuevo Sur, punto de encuentro en la zona sur de Monterrey. Nuevo Sur, punto de encuentro en la zona sur de Monterrey.

 

Fundamentales sólidos

 

Desde mi punto de vista, los fundamentales en México son muy fuertes en el mediano y largo plazos. El bono demográfico es muy alentador para el sector inmobiliario, pues se incorporarán anualmente alrededor de 650,000 personas a la fuerza de trabajo de aquí a 2023, que demandarán nuevos hogares, servicios y trabajo.

Sin embargo, a corto plazo, si la gente ve incertidumbre y volatilidad, va a postergar sus decisiones importantes a nivel personal. Por ejemplo, la decisión de comprar una vivienda o tomar una hipoteca; y a nivel empresarial, los planes de crecimiento y otras decisiones relevantes serán postergadas. Esto debe impactar el consumo y la generación de empleo. 

 

Los retos del sector

 

El sector inmobiliario presenta retos hacia adelante en todos sus segmentos. Por ejemplo, en lo que se refiere al sector industrial, yo me preguntaría: ¿Todas las empresas automotrices van a tomar las mismas decisiones que Ford? ¿El Bajío va a mantener el mismo crecimiento? ¿Cuándo se retomará una tendencia globalista que ha beneficiado tanto a México? ¿A dónde debemos de esperar ver las tasas de interés? ¿Cómo impactaría una desaceleración económica a los planes de expansión  de las cadenas comerciales?

Por otro lado, los inversionistas institucionales globales no están anclados a México. De hecho, sus capitales se enfocan en las economías del mundo que ofrecen mejores expectativas; mejor relación de retorno-beneficio. En el corto plazo, esos capitales muy probablemente mostrarán menos interés en nuestro mercado. Por ejemplo, si Estados Unidos implementa exitosamente sus políticas de baja de tasa corporativa, incentivos fiscales, inyección al sector de infraestructura y realmente empieza a crecer, va a distraer estos recursos. Los inversionistas globales se enfocan en las economías que más prometen y pierden interés por las que se rezagan.

 

Puerto Cancún, el nuevo centro urbano al mar de Cancún. Puerto Cancún, el nuevo centro urbano al mar de Cancún.

 

Fomentar la economía interna y lucha contra la corrupción

 

Las reformas energética y de telecomunicaciones podrían ofrecer proyectos muy atractivos para el capital global y para el capital nacional institucional que tendrían un fuerte impacto en la economía interna. El Gobierno Federal y los estados deben enfocar sus esfuerzos en lanzar proyectos en estas industrias que atraigan los ojos del capital global. Estos proyectos son de muy largo plazo y se enfocan principalmente en el consumo interno. Nuestros fundamentos son fuertes pero la transparencia en los procesos de asignación es fundamental. Los temas geopolíticos que hoy nos están impactando en buena medida, están fuera de nuestras manos. Estamos viendo un movimiento nacionalista a nivel mundial que nos fuerza a generar un mercado interno, mientras que continuamos con las miras al exterior. 

Adicionalmente, será fundamental fortalecer nuestras instituciones y el Estado de derecho. No podemos seguir con la corrupción rampante que no únicamente desvía recursos públicos a las bolsas de unos pocos en cantidades que ya figuran en puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB). Más aún, la derrama económica que esos recursos bien invertidos producirían es enorme.

Solamente considerando los desfalcos provocados por los cinco gobernadores más sonados, éstos equivalen a más del 4% del PIB del país. ¡Estos podrían contrarrestar los embates del güero del norte por este año!  Nuestras instituciones deben tener mano firme en la impartición de justicia.

Tenemos que evolucionar muy rápido a que nuestros servidores públicos sobrepongan la honorabilidad sobre el enriquecimiento. Como sociedad, debemos motivar este cambio señalándolo y siendo ejemplares en nuestro accionar. Este cambio está en nuestras manos.

La corrupción frena nuestro crecimiento y competitividad. Tenemos que hacernos competitivos y eliminar toda esa fuga de capitales que hay por la corrupción e inyectarla a nuestra economía. ¡Mientras no lo hagamos, otras latitudes nos seguirán comiendo el mandado!

 

Neuchâtel, vida peatonal en Nuevo Polanco. Neuchâtel, vida peatonal en Nuevo Polanco.

 


Texto:Javier Barrios

Foto: MIRA COMPANIES