Nuevos conceptos para espacios de trabajo

Ante el reto de conceptualizar la génesis del nuevo espacio de trabajo para una empresa, anteriormente la respuesta se presentaba como una hoja en blanco para el cliente, quien tenía una necesidad de contar con una nueva imagen corporativa.

Pero más importante aún, lo que requerían era una estrategia para definir su cultura de trabajo y una colaboración estrecha entre las personas que conforman el área a reestructurar.

 

 

Neology es una empresa líder en tecnología RFID (por sus siglas en inglés Radio Frequency IDentification) la cual cuenta con una distribución única de productos con soluciones avanzadas para empresas privadas y gubernamentales a nivel mundial.

La empresa inició su trayecto en el proyecto de una casa antigua ubicada en la Colonia Condesa, que en su momento fue adaptada con espacios de trabajo, que debido a su crecimiento y distribución, hicieron que el lugar se viera rebasado.

Adicional al reto del crecimiento, el ambiente dentro de la empresa lo componían pequeños privados que generaban mundos independientes dentro de sus áreas, llegando a tal extremo que los equipos de trabajo sólo se conocían a través de inmensas cadenas de correos.

Ahí surgió la visión de crear un espacio nuevo, donde los metros cuadrados no fueran el punto de partida, sino la búsqueda e identificación de una cultura de trabajo unificada y cohesionada donde ganara la empresa.

Las culturas de trabajo son tema de profunda investigación dentro de las empresas dedicadas al mobiliario de oficina, en los que distintos factores intervienen para identificar la huella digital y cultura organizacional que eficiente la empresa-proyecto hacia el corto y mediano plazo.

 

 

 

 

Para esto se llevó a cabo un taller con la empresa Haworth Inc. con el objetivo de descubrir áreas de oportunidad  para mejorar y entender la experiencia de trabajo de nuestro cliente y sus empleados, y que se aplicaran a un nuevo proyecto de oficinas. Este taller estuvo integrado por todos los colaboradores, donde se les presentaron los perfiles para las cuatro distintas culturas de trabajo que hasta la fecha, se identifican en ella:

Colaborar / Hacer las cosas juntos.

El enfoque se ubica en la cohesión de las partes y la visión de un desarrollo a largo plazo.

Crear / Hacer las cosas primero.

Hay una direccionalidad hacia la creatividad  y la innovación disruptiva.

Control / Hacer las cosas bien.

Se enfoca a los colaboradores hacia una línea de eficiencia y mejoras incrementales.

Competencia / Hacer las cosas rápido.

Hay una visión de competitividad, que contemple metas, logros y velocidad de implementación.

El resultado de este taller pronosticó que la empresa-proyecto estaba en un proceso donde dominaba el control. El objetivo era ahora convertirse en una empresa con una cultura organizacional de colaboración y creatividad.

 

 

 

 

Para ello, se presentaron implicaciones de diseño que incentivó a las personas a hacer las actividades de manera conjunta, interactuando en la creación una colaboración vital en equipo, con espacios abiertos en donde se aprovechan y optimizan los metros cuadrados al máximo, donde cada metro implica una inversión que se debe aprovechar.

Se pensó además en una cultura organizacional horizontal, donde se rompieran las barreras de las jerarquías, y en el que todos los espacios puedan ser utilizados por toda la organización. Así se rompió con las barreras de los muros para fomentar una comunicación más estrecha entre empleados, donde ahora se pueden realizar distintas sinergias en espacios abiertos, sin la necesidad de tener puertas cerradas, con la información fluyendo de manera continua entre colaboradores.

Para evitar fugas de tiempo en los empleados al salir de la oficina por snacks, café y comida, se instrumentó un work coffee para fomentar aún más el trabajo y convivencia informal dentro del espacio.

También dentro de la oficina se implementaron dos espacios privados para llamadas telefónicas importantes, entrevistas y juntas de carácter confidencial. Las dos oficinas de dirección ahora son oficinas flexibles que pueden ser utilizadas como salas de juntas semiprivadas cuando los directores se encuentran fuera de la oficina.

Partiendo de esto, la tarea en el despacho fue desarrollar un proyecto integral donde la función y el carácter se plasmaran de principio a fin.

 

 

No queríamos ver los elementos estructurales existentes como algo que obstruye, sino que logramos integrarlos al proyecto de manera contundente. Esto nos dio un punto de partida para el desarrollo del proyecto, donde logramos crear oficinas contemporáneas donde las áreas abiertas y las zonas colaborativas fueran los principales espacios.

Bajo este concepto, desarrollamos amplios espacios donde se incrustan dos cubos negros que delimitan los únicos espacios privados, que a su vez, complementan zonas que se integran a las áreas colaborativas.

Todo esto lo conjugamos con elementos muy sencillos en los materiales de color y textura. Además, se utilizó el color amarillo como distintivo de la marca, lo que nos ayudó a lograr un ambiente laboral ideal, donde la luz natural ilumina todo el perímetro de las oficinas, creando un efecto de necesidad de cohesion.

Como resultado, se presentó un proyecto de tal envergadura, que al momento de ser ejecutado, logró mejorar la convivencia dentro de la oficina, así como el flujo de información entre las áreas de trabajo, tanto internamente como con otras áreas de intercambio laboral, lo que ha mejorado de gran manera el rendimiento y eficiencia de la empresa.

 

 

 

www.tallerparalelo.mx

Av. Oaxaca No. 46 Int. 204 Col. Roma Norte

Teléfono: 55 50 92 24

 


Texto:Real Estate Market & Lifestyle

Foto: Neology, Real Estate