Medidas que deben tomar las empresas ante un sismo de gran intensidad

Los recientes terremotos en Chile, Haití y otras partes del mundo nos hacen recordar que nuestro país se encuentra en una región del planeta de alta sismicidad, por lo que es vital que las organizaciones tomen acciones para manejar las consecuencias de un temblor y sus réplicas, así como contar con la información más actualizada respecto a estrategias de manejo de crisis, ya que las afectaciones pueden ir desde el capital humano, finanzas, operaciones, hasta la propia reputación de la empresa.

297 No me gusta9

Por ejemplo, firmas como Marsh, Brockman y Schuh, han  desarrollado metodologías para ayudar a las organizaciones en el mantenimiento efectivo y eficiente de planes integrados en tres áreas: respuesta de emergencia, manejo de crisis y continuidad del negocio. El resultado de este proceso es que la organización oriente sus planes de acuerdo a sus necesidades.


Eduardo Sparrowe, Director del área Risk Consulting de la firma Marsh, Brockman y Schuh de México.

 

La “Gestión de la Continuidad del Negocio” (BCM, por sus siglas en inglés de Business Continuity Management) es el término asignado a la disciplina de administración de riesgos asociados al aseguramiento para que las empresas respondan y se recuperen de situaciones adversas o de desastre como los terremotos sucedidos últimamente y que pueden afectar su operación.

Ante cualquier emergencia que ponga en peligro la operación de una organización, se deberán integrar los planes sobre las tres áreas a las que hicimos referencia anteriormente:

 

Plan de respuesta ante una emergencia

Lo primero, es tener perfectamente delineado un plan que deberá enfocarse esencialmente en proteger a la gente y los equipos. Los requerimientos probablemente deberán cumplir con reglamentos locales, estatales o federales, para lo cual debemos contar con procedimientos correctos y planes desarrollados para evacuar (y si es posible asegurar) el edificio.

 

Manejo de crisis

El segundo elemento es el manejo de crisis, donde las organizaciones deberán centrar sus esfuerzos en administrar y controlar la protección de la reputación de la empresa. Con la ayuda de un equipo en manejo de crisis se deberán tomar las primeras decisiones después del incidente y establecer la dirección y comunicación de ¿cómo debe la empresa responder ante el evento?

Será muy importante que el equipo comprenda los procesos, roles y responsabilidades respectivas para incrementar la efectividad en una crisis y reducir un posible impacto negativo en la reputación de la empresa ante clientes. Este punto es muy importante, porque demuestra la capacidad que tiene la empresa de seguir operando y ofreciendo servicios a pesar de los daños que un terremoto pudiera ocasionarle.

 

Continuidad del negocio

Y tercero, la continuidad del negocio, enfocado a la protección de los ingresos y la pérdida de mercado. Es importante tomar en cuenta que las actividades de contingencia pueden durar semanas y hasta meses enteros después de ocurrido un terremoto, hasta lograr que las operaciones sean restablecidas de manera normal. Nuevamente, considerando cómo reaccionar ante ciertos escenarios, buscaremos en todo momento minimizar el impacto negativo en el negocio. La planeación previa de cómo reaccionar ante un sismo, mediante el desarrollo y la documentación de las estrategias y contingencias previamente, se reducirá en gran medida el efecto adverso a la empresa. Los aseguradores inclusive están poniendo mayor atención a la existencia de “Planes de Continuidad de Negocio” (BCP por sus siglas en inglés) revisados y documentados en ciertas industrias clave.

Aunque pudiera pensarse que la “Gestión de la Continuidad del Negocio” sólo pudiera enfocarse a ciertos Estados del país que comúnmente son impactados por sismos de grandes magnitudes (mayores a 7 grados Richter), cercanos a las costas del Pacífico, como Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero y Oaxaca; cabe mencionar que la planeación de un buen manejo de crisis, no se limita a un sismo de grandes magnitudes, es decir, cualquier actividad que impida la continuidad de operaciones de una empresa, ya sea incendio, huracán o cualquier otro fenómeno natural, deberá ser tomado en cuenta.

La metodología de Marsh está basada en las mejores prácticas de consultoría en Recuperación y Continuidad del Negocio del DRII (Disaster Recovery Institute International – ubicada en Estados Unidos) y en el BCI (Business Continuity Institute – ubicada en Reino Unido) quienes establecen el código para los Profesionales en Práctica de los Planeadores de la Continuidad del Negocio, otorgando actualizaciones en las mejores prácticas, tanto en los diferentes países como en las variadas industrias.

 

Medidas adicionales

Otra de las medidas que las empresas pueden aplicar es realizar un estudio de Vibración Sísmica, enfocado a determinar el riesgo sísmico de los edificios y sus contenidos ante un temblor mayor, que le permitirá efectuar recomendaciones enfocadas a minimizar daños estructurales, así como a maquinaria, equipo y contenidos.

Desde hace 89 años no se origina un sismo de gran magnitud en las costas de Guerrero, por lo que son altas las probabilidades de que haya un terremoto en México, por eso nos debemos preguntar constantemente si estamos preparados para ello. A medida que pasa el tiempo, crece la probabilidad de que ocurra un sismo grande en la zona de la “Brecha de Guerrero”, que es la de menor distancia a la Ciudad de México en la Costa del Pacífico, por lo que es vital conocer el riesgo que podría implicar la ocurrencia de un terremoto de gran magnitud en esa región y tomar las medidas adecuadas para minimizar sus daños.