Se sigue percibiendo un ambiente positivo general para el consumo interno, aunque este año se ha moderado su ritmo de expansión por el debilitamiento de algunas variables.

El consumo privado de los todos los mexicanos es el principal motor de la economía. La demanda de bienes y servicios de los 123.5 millones de personas que —de acuerdo con el INEGI— habitamos en el país, es el mayor detonante de actividad económica y la base fundamental para que continúen creciendo los espacios comerciales en el país. El análisis “Situación México, tercer trimestre de 2018” de BBVA Bancomer, señaló que “desde el punto de vista de la demanda, el principal motor del crecimiento continúa siendo el consumo privado (que representa 67% del Producto Interno Bruto)”.

Por ejemplo, el Producto Interno Bruto (PIB) de México creció 1.5% en el primer trimestre de 2018 y el consumo privado fue el responsable del 60% de dicho incremento.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Consumo privado, motor de crecimiento, Town Square Metepec. Town Square Metepec.

 

“Aunque la confianza del consumidor repuntó en julio, el patrón de gasto de los hogares pudiera verse afectado en los siguientes trimestres por un cambio en las expectativas ante la incertidumbre relacionada con las políticas económicas y sociales de la futura administración. Hacia adelante, esperamos que el consumo privado mantenga tasas de crecimiento positivas, y que consolide su crecimiento en la segunda mitad de 2019, impulsado por un mayor poder adquisitivo de hogares y empresas, derivado de menor inflación y certidumbre en torno a la materialización del TLCAN 2.0”, afirmó el análisis.

Por su parte, Mariana Ramírez, subdirectora de Análisis y Estrategia de Ve por Más (BX+), considera que el consumo interno evoluciona a un ritmo inferior en comparación de periodos previos cuando alcanzó sus mayores niveles de crecimiento entre 2015-2016, sustentado en niveles históricamente bajos de inflación, lo que ayudó a consumir más; asimismo, luego de las tasas de crecimiento dinámicas, ahora se tiene una base de comparación difícil de superar, pero no obstante, se siguen observando un ritmo de crecimiento positivo. “Pensamos que seguirá manteniéndose al menos en los próximos años esta fase de expansión”, indicó.

Hay también diversas variables que impactan su desempeño en forma directa o indirecta y determinan el ritmo de crecimiento del consumo privado. Los principales determinantes son:

 

  • Masa salarial, que es la suma de la generación de empleo y salarios reales.
  • Flujo de remesas.
  • Crédito al consumo.

 

Hay otras variables que impactan a los tres elementos anteriores, como es la inflación, confianza del consumidor y tipo de cambio.

Al respecto, el Banco de México (Banxico) en su informe trimestral (abril-junio) señaló que “en cuanto a la evolución de la demanda interna, en el periodo abril–mayo de 2018, el consumo privado siguió mostrando una tendencia positiva. Al interior, el consumo de bienes y servicios de origen nacional continuó exhibiendo una trayectoria creciente, en tanto que el consumo de bienes importados registró cierta desaceleración, en congruencia con un tipo de cambio real en promedio más depreciado”. (Gráfica 19a)

 

En la demanda interna de abril–mayo, el consumo privado siguió mostrando una tendencia positiva.

 

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Consumo privado, motor de crecimiento, Boutique Hermés Torino. Boutique Hermés Torino.

 

 

Determinantes del consumo

Masa salarial. En el segundo trimestre de 2018 la masa salarial real siguió recuperándose, después de deteriorse la mayor parte de 2017. Este comportamiento reflejó tanto el continuo crecimiento de la población ocupada remunerada, como la mejoría que presentaron las remuneraciones medias reales en el periodo de referencia, afirmó Banxico. Al respecto, el informe Situación México anticipó “una recuperación del salario real en lo que resta del año, ante un entorno de menor inflación”.

En cuanto al salario nominal, Mariana Ramírez indicó que ha estado creciendo a tasas cercanas al 5%, es decir, ya estamos observando que regresan los salarios reales positivos y esto vuelve a sumar para que las personas sigan consumiendo.

El mercado laboral ha estado registrando una formalización del empleo. Cuando las personas se van a la parte documentada de la economía, no solamente se genera mayor productividad, sino que también se mejoran las condiciones del empleo. Al estar registradas ante el IMSS y ser formales, tienen la posibilidad de acceder al crédito, entonces todo empieza a cerrar el círculo de un mejor mercado laboral, que exista más crédito y que éste continúe creciendo. (Gráfica 20a)

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Consumo privado, motor de crecimiento, Explanada Pachuca. Explanada Pachuca.

 

 

 

 

Remesas. Referente al segmento de ingresos por remesas, presentaron un elevado dinamismo, destacando el importante incremento que mostraron en junio. La especialista de BX+ señaló que las remesas han tocado máximos históricos durante varios meses consecutivos en 2018, lo que es un elemento positivo para el consumo de ciertos bienes, además que tienen un efecto positivo vía ingresos.

De enero a junio, el monto acumulado de las remesas fue de 16,244.47 millones de dólares, cifra superior en 12.22% respecto al primer semestre de 2017, cuando sumaron 14,559.88 millones de dólares. (Gráfica 20b)

Crédito al consumo. Este índice registró una desaceleración con respecto al trimestre previo (2T18 vs 1T18), aunque continuó presentando una trayectoria positiva. Cifras del Banco de México indican que en julio, el saldo de la cartera de crédito al consumo de la banca creció a una tasa anual de 1.6% real.

Ramírez explicó que el crédito al consumo sigue creciendo pero a un ritmo más moderado, pese a ello considera que su expansión sigue siendo mayor al de la economía en su conjunto.

Agregó que el crédito ha sido uno de los elementos que han favorecido positivamente el consumo, que ha generado también —por el lado del ingreso— que exista mayor posibilidad de comprar en mayor plazo y poder dividirlo en mensualidades.

A partir de julio de 2017, la tasa de crecimiento anual nominal del crédito total al consumo ha sido de un dígito. Es posible que detrás del menor dinamismo del crédito al consumo se encuentren expectativas de mejora limitada en la situación de los consumidores; el cambio favorable en la confianza del consumidor a partir de julio podría reflejarse positivamente en una reactivación del crédito al consumo en el corto plazo.

Confianza del consumidor. Por su parte, la confianza de los consumidores siguió creciendo en el periodo que se reporta y, además, exhibió una importante expansión en julio, que la llevó a su nivel más alto en los últimos 10 años, desde diciembre de 2007.

 

 

El optimismo tras las elecciones trajo un aumento de la percepción futura del país, que subió a 53.8%.

 

Un análisis de Joan Domene, de la Casa de Bolsa Invex, señaló que “el índice de confianza de los consumidores aumentó 18.4% a tasa anual (en julio), hasta alcanzar niveles no vistos desde antes de la crisis financiera. El optimismo fue generalizado, aunque destacó un marcado aumento de la percepción futura del país, que subió 53.8% hasta un nivel máximo desde que se tiene registro. Sin embargo, la percepción actual de las economías domésticas aumentó de forma más moderada con un incremento de 3.5 por ciento”.

Agregó que el aumento de la percepción de los consumidores sugiere que la intención de compra seguirá firme. Además, el mejor dinamismo del mercado laboral y el aumento de remesas apoyan una mejor percepción actual de la economía de los hogares. No obstante, los rubros sobre condiciones actuales de ahorro y posibilidad de compras discrecionales no han presentado aumentos tan marcados.

“El mercado aumentó del optimismo de los consumidores sobre el futuro del país y las economías domésticas coincide con el amplio triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador. Su victoria ha generado una polarización de la sociedad, aunque el presidente electo ha mantenido un discurso conciliador y ha sugerido la continuidad de algunas políticas económicas y fiscales. Sin embargo, la incertidumbre sobre la negociación del TLCAN y el programa fiscal y económico del nuevo gobierno lastran aún las decisiones de inversión”, apuntó.

En el mismo sentido, analistas de Banorte afirmaron en que el incremento en la confianza del consumidor se explicó principalmente por el resultado del proceso electoral del primero de julio y prevén que esta variable se mantendrá en niveles elevados en los próximos meses. “Hacia delante, estimamos que la confianza del consumidor se mantendrá en niveles superiores a los observados en la primera mitad del año, aunque ligeramente por debajo de la cifra observada en julio”. (Gráfica 20c).

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Consumo privado, motor de crecimiento, Explanada Puebla. Explanada Puebla.

 

Indicadores oportunos

En lo referente a los ingresos en establecimientos comerciales al por menor, continuaron mostrando un importante dinamismo, lo que sugiere que el consumo siguió avanzando en junio y julio.

Con el reporte del INEGI de establecimientos comerciales correspondiente a junio en el segmento de las ventas minoristas, determinaron una tasa trimestral anualizada de 4.6% de abril a junio, a diferencia del 6.9% observado en el primer trimestre. “No obstante, esperamos que el consumo siga mostrando un ritmo moderado de expansión apoyado por los altos niveles de confianza del consumidor y a pesar del reciente repunte en los niveles de inflación, que continúa estando por debajo de los niveles observados en el mismo periodo del año pasado”, afirmó Banorte.

Agregaron que el consumo se mantiene sólido, apoyado por la fortaleza del mercado laboral y los elevados niveles en la confianza de los consumidores. Asimismo, los indicadores mostraron que al inicio del tercer trimestre de 2018 se confirmó la recuperación en los niveles de consumo.


Texto Jesús Arias

Foto: SPAZZIO / GICSA