La industria de la construcción ya no crece, ya ni la edificación logra compensar el mal desempeño de la obra civil, por lo que en agosto reportó una contracción a tasa anual de -1.6%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata del tercer mes consecutivo con un descenso en su índice de producción (junio, julio y agosto), pero es el quinto mes en el año con retroceso. Por lo tanto, el acumulado enero-agosto presenta una retroceso de -0.7% respecto a igual periodo del 2016 y consolidó su desempeño por debajo de la economía en su conjunto.

Por una parte, la edificación presentó una caída en su producción a ritmo de -2.5% anual y de -0.4% en el acumulado de los primeros ocho meses del año en curso. Este es el segundo mes consecutivo a la baja y el cuarto mes en todo el año.

En el caso de la construcción de obras de ingeniería civil en agosto se ajustó en -2.4% y en lo que va del año se contrae -8.6% respecto a periodo similar del año previo. Este segmento lleva 17 meses consecutivos con crecimiento negativo.

Analistas de Banorte, señalaron que “es probable que la industria de la construcción se vea limitada por la caída que ha presentado la inversión en proyectos públicos derivado del esfuerzo de consolidación fiscal que ha llevado a cabo el Gobierno Federal durante el presente año. Asimismo, consideramos que la incertidumbre respecto al dinamismo de la economía mexicana generará una fuerte desaceleración en los flujos de inversión privada destinada a la construcción”.